CAKE Kalk &, una nueva moto de campo eléctrica desde Suecia

CAKE Kalk &, una nueva moto de campo eléctrica desde Suecia

Sumamente liviana y con un tamaño muy compacto, puede conducirse con el carnet A1


Tiempo de lectura: 3 min.

La electricidad ha encontrado en el sector de la moto de campo un buen abono para crecer. La suave pero contundente entrega de potencia casa muy bien con esta categoría, que además son motocicletas para usos esporádicos y que suelen estar mucho tiempo paradas, dejando a un lado el problema de las recargas. Por eso no es de extrañar que desde Suecia llegue una nueva montura con motor eléctrico. Se llama CAKE Kalk & y destaca por ser muy compacta y liviana.

Se presentó a comienzos de año, en el mes de enero, pero se puso a la venta como vehículo lúdico pero sin ningún tipo de homologación, solo para uso recreativo. Es ahora cuando ha terminado el diseño e integración de los elementos necesarios para su homologación tanto en Estados Unidos como en Europa.

El fundador y CEO de CAKE, Stefan Ytterborn, afirma que “llevar al mercado una motocicleta eléctrica de alto rendimiento para uso fuera de la carretera y legalizarla para la calle es un paso importante para CAKE”. La homologación no ha cambiado sustancialmente el diseño de la motocicleta, tampoco sus características. Básicamente, se han incluido en el llamativo modelo un faro y los correspondientes indicadores de dirección, un espejo retrovisor, piloto trasero y portamatrículas.

Cuando se presentó a comienzos de año, sorprendió por lo escueto de su chasis, lo compacto de las baterías y por su diseño general, futurista a la vez que sumamente sencillo. Toma su base de partida de otro modelo de CAKE, la Kalk OR, de la que también toma el motor con 10 kW y 42 Nm de par en el eje, que se convierten, en la rueda, en 252 Nm, así como la batería de iones de litio con 2,6 kWh de capacidad. La autonomía es de 80 kilómetros, que para una motocicleta de estas características no suele ser un gran inconveniente.

Es sorprendente lo ligero del conjunto, que alcanza los 79 kilos (62 de la moto más 17 kilos de las baterías). Además, su homologación le permite ser conducida con el carnet A1, que autoriza a circular con motocicletas de hasta 125 centímetros cúbicos y 15 CV (11 kW) de potencia, con relación peso-potencia máxima de 0,1 kW/kg. En España se puede conducir desde los 16 años con carné A1 o desde los 21 con el B/A1 convalidado.

Tiene tres modos de conducción: Explore, que limita la velocidad máxima a 45 km/h y permite entre tres y cuatro horas de funcionamiento; Excite, diseñado para enduro y trial con un máximo de dos horas de funcionamiento; y el último que se llama Excel, pensado para pista y carretera, ofreciendo el máximo rendimiento del motor y la velocidad máxima (90 km/h) durante un máximo de una hora.

El precio de la CAKE Kalk & es de 14.000 euros en Europa y 14.000 dólares en Estados Unidos, impuestos aparte. Son 1.000 euros más que la versión sin homologación y es necesario una reserva con 200 euros de depósito. No importa que no haya tienda en tu barrio con esta moto en catálogo, CAKE la envía a cualquier parte del mundo totalmente gratis.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

No está mal… pero aunque sus prestaciones sean inferiores, me quedo con la Rur-Ron Light Bee.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez