Menu

La Fantic Caballero vuelve como Scrambler y Flat Track a España

De 125 a 450 cc, prometen diversión a raudales

La Fantic Caballero vuelve como Scrambler y Flat Track a España

Vuelve la Fantic Caballero, reinterpretada en dos modalidades, Caballero Scrambler y Caballero Flat Track. Estas motos recuperan el espíritu y el nombre de las Fantic Caballero de los años 70, que vuelven para deleitar a los motoristas con carné A1/B con la 125, y los del A2 con las 250 y 500. Los diseñadores de la firma de Treviso, afincados en Venecia, han modernizado el concepto.

Las dos personalidades de la Fantic Caballero se adaptan al asfalto o a la tierra. La Flat Track homenajea a las carreras en óvalos de motos, tan populares ahora en Estados Unidos. La Scrambler, por su parte, se distingue por sus ruedas de tacos, el dorsal lateral amarillo y el depósito en color rojo de 15 litros; se inspira en las motos de Regolarità de tiempos pasados, cuando Fantic tenía éxitos en competición.

Los motores son SOHC 4v refrigerados por agua, de un cilindro, con eje de equilibrado y cambio de seis velocidades

La Fantic Caballero se ha diseñado como una «500», las versiones de inferior potencia son para atraer a motoristas menos expertos o con menor poder adquisitivo. Ojo, en sus categorías no son precisamente lentas, la 125 rinde 15 CV (el tope legal) y la 250 28 CV, ambos motores son de origen Minarelli. El tope de gama tiene un motor Zongshen de 450 cc que rinde 43 CV.

En común tienen un chasis con cuna doble de acero al cromo molibdeno con espina central. El manillar de tipo cónico, es de aluminio y se ha prolongado a semejanza de motos offroad. Toda la instrumentación se agrupa en indicadores digitales, un guiño a la modernidad, lo mismo que la óptica delantera de LED.

A nivel de suspensión confían en una horquilla invertida y un amortiguador trasero con bieletas, con basculante de aluminio. Los frenos con pizas de anclaje radial firmados por Brembo están controlados por una centralita ABS. En cuanto al escape, es un Arrow de doble salida vertical y biselada en los dos modelos.

Los precios para España arrancan en los 5.199 euros para la Caballero 125, versión que ya se puede encargar.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Javier Costas Franco
Invitado

Bueno, moto china y fabricada en China no viene a ser lo mismo. En este segmento de precios viene a ser lo normal, la producción de motos no se puede automatizar tanto como la de coches y el precio de la mano de obra es un factor fundamental en el precio. Hasta las BMW básicas se producen en Asia, mientras no se vaya atrás en calidad -no creo que sea el caso- el cliente se beneficia, no así la industria europea de motos.

Javier Costas Franco
Invitado

Cada uno con sus prioridades y con su poder adquisitivo…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.