Menu

Moto del día: Aprilia RS 125 Replica (1999)

Una de las mejores y últimas motos de dos tiempos

Moto del día: Aprilia RS 125 Replica (1999)

La moto que traemos hoy es, posiblemente, una de las más destacadas y deseadas dentro del mundo de los jóvenes quemaos de principios de la década del 2000, la Aprilia RS 125 Replica. La tercera serie de la RS llegaba al mercado en 1999, con una estética que, como bien dice su nombre, entraba por los ojos en forma de moto de Gran Premio.

Su mecánica estaba constituida por un bloque Rotax 122 de dos tiempos y un sólo cilindro de 125 cc que desarrollaba la nada despreciable cifra de 34 CV, algo impensable a día de hoy con la normativa Euro 4. A pesar de desarrollar la misma potencia declarada que su predecesora, las prestaciones eran ligeramente inferiores. El carburador, en vez de ser de 34 milímetros, se sustituyó por uno de 28 milímetros, mejorando los consumos y la autonomía ayudado también por un depósito con un litro más de capacidad. Otros factores que influyeron en la caída de rendimiento fue la incorporación del escape catalizado y recirculación de gases en 2005 con las últimas unidades.

El diseño y el carenado de la RS 125 Replica quedaban perfectamente integrados en un conjunto que emulaba a la perfección a las motos que llenaban la parrilla en el Campeonato del Mundo de la época. Las decoraciones réplica dedicadas a pilotos oficiales de Aprilia como Rossi, Melandri, Harada o Poggiali ayudaron a dar ese toque racing que tanto gusta. Afortunadamente, no solo era estética, y los medios coincidían en que en carreteras viradas, pocas motos tenían un paso por curva tan alto como las ligeras Aprilia RS 125 de dos tiempos.

Pese a los esfuerzos del Grupo Piaggio por mantener con vida los motores de dos tiempos en Aprilia, la RS 125 de dos tiempos nos dijo adiós en 2012, la última de su estirpe junto con la Cagiva Mito 125.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.