Mash 66, una creación de La Oveja Negra y en edición limitada

Mash 66, una creación de La Oveja Negra y en edición limitada

Solamente habrá 66 unidades y será presentada oficialmente el próximo 20 de mayo a un precio de 3.495 euros


Tiempo de lectura: 2 min.

El importador para España de la marca francesa Mash, y el preparador vasco La Oveja Negra, lanzarán en un par de semanas su última creación. Se trata de la Mash 66, una edición limitada a únicamente 66 unidades y que está construida tomando como base la conocida Mash Seventy 125. Con un tratamiento estético completo, llevan la pequeña naked retro a un terreno mucho más scrambler y gamberro.

Como os podréis imaginar, no hay cambios en el apartado del propulsor o la parte de ciclo. El motor Euro 5 de 125 cc, cuatro tiempos, refrigerado por aire y origen Suzuki, mantiene sus 11,50 CV. Cuenta con arranque eléctrico e inyección electrónica Delphi. Un motor fiable y robusto del que solamente nos tenemos que preocupar en que tenga gasolina, y poco más.

Cuenta con una horquilla hidráulica delantera con barras de 37 mm, acompañado de un doble amortiguador trasero regulable en precarga. La frenada se confía en un disco delantero de 300 mm con pinza de tres pistones, acompañado de otro trasero de 220 mm. No tiene ABS pero sí frenada combinada CBS.

Mash 66 56

Entramos ahora de lleno en los cambios que nos ofrece la Mash 66 de La Oveja Negra. Para empezar, encontramos un depósito de mayor capacidad (14 litros) y tras él un asiento artesanal más mullido, que se sitúa a 780 mm. Cuenta con un guardabarros delantero elevado en acero, un cubre cárter en aluminio (opcional) y un faro LED con rejilla de protección, aunque en este caso ya se ofrece de serie en la Seventy.

El aspecto apocalíptico se consigue gracias a la instalación en las llantas de 17″, de sendos neumáticos Mitas de gran taco, y en medida 120/90 tanto delante como detrás. Entre medias, el escape ha sido convenientemente protegido mediante cinta anticalórica. Esto le otorga otro aspecto y evita incómodas quemaduras.

Mash 66 18

La Mash 66 de La Oveja Negra se puede elegir en tres colores, que corresponden a los colores primarios RYB, es decir: rojo, amarillo y azul. El precio en todos los casos es de 3.495 euros. En comparación con la Mash Seventy 125 estándar, que cuesta 2.395 euros, son 1.100 euros más por toda la conversión.

Las presentación oficial será el próximo 20 de mayo a las 19:00 horas, y se hará en directo a través de la cuenta de Instagram de Mash Motorcycles. En los concesionarios de forma presencial, o a través del propio correo de Mash ([email protected]), se pueden hacer las suscripciones telemáticas de las 66 unidades que se fabricarán. La La Mash 66 de La Oveja Negra se comercializarán a través del Flagshipstore madrileño Heros66 y su red de distribuidores oficiales.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!