¿Qué es el cigüeñal y qué función tiene en una moto?

¿Qué es el cigüeñal y qué función tiene en una moto?

Una de las piezas más importantes del motor


Tiempo de lectura: 3 min.

¿Alguna vez te has preguntado qué es el cigüeñal y qué función realiza? En este pequeño artículo vamos a intentar explicarte de manera sencilla qué es y qué función realiza.

En el diseño típico de un motor de motocicleta de gasolina se convierte la energía química del combustible en un movimiento útil que mueve el pistón, este mueve la caja de cambios, y a su vez esta transmite su fuerza a la rueda trasera por correa, cadena o eje cardán. La energía del combustible se obtiene mediante reacciones de combustión, que suponen pequeñas explosiones controladas mediante encendido por chispa.

Dichas explosiones empujan los pistones en sentido contrario a la culata, en un movimiento rectilíneo. Para que dicho movimiento se pueda aprovechar, hace falta transformarlo. A cada pistón le corresponde una biela, que se conecta con el cigüeñal para convertir el movimiento rectilíneo en giratorio.

Ciguenal moto

Dicho de otra manera, el cigüeñal es el encargado de recibir el movimiento del pistón, transmitido por la biela y convertirlo de movimiento lineal a movimiento circular. A menos que hablemos de una motocicleta de más de cuatro cilindros o más, habrá momentos en los que el cigüeñal no reciba fuerza, lo que supone un pequeño desequilibrio que debe ser compensado.

Para corregir dichos desequilibrios, a cada biela le corresponde un contrapeso, que hace que el movimiento sea más uniforme. El volante motor, adonde se conecta el cigüeñal, reduce más el efecto de descompensación, especialmente en las monocilíndricas, bicilíndricas y tricilíndricas. Con cuatro cilindros o más, siempre hay un pistón empujando, ergo moviendo una biela y por tanto el cigüeñal.

El cigüeñal se apoya en el cárter por lo menos en dos puntos, denominados apoyos, y sujetos mediante los cojinetes del cigüeñal. Son de un material muy resistente a la fricción o con rodamientos. Para que toda esta orquesta mecánica funcione bien es fundamental una correcta lubricación: aceite recomendado, con el nivel correcto, y se cambia cuando lo recomiende el fabricante.

Motor Ducati Multistrada V4 Granturismo

Atravesando el cigüeñal hay unos agujeros estratégicamente colocados para favorecer dicho engrase. Básicamente, el conductor de motocicleta solo ha de preocuparse del aceite para que el cigüeñal tenga una vida lo más larga posible. Y eso incluye respetar el tiempo de calentamiento para que la mecánica haga mayores esfuerzos con seguridad.

Además del esfuerzo de mover la caja de cambios, el cigüeñal también aporta movimiento a los servicios auxiliares, como el alternador, y está sincronizado con la distribución. Estos elementos roban potencia útil, pero son necesarios para que funcione todo correctamente. Da igual lo simple que sea una moto de gasolina, que tendrá cigüeñal.

De todas formas, los cigüeñales no son eternos y pueden acabar fallando al ser una de las piezas del motor que más sufre, pero para eso están los fabricantes de recambios. Elegir la referencia adecuada es fácil si se conoce el motor concreto, o su homologación Euro, o si es de dos o cuatro tiempos. Para su sustitución sirve cualquier mecánico, si no, siempre puedes plantearte aprender a hacer por ti mismo, pero es preferible que la primera vez tengas alguien experimentado a tu lado.

COMPARTE
Sobre mí

Redaccion

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.