Moto del día: Suzuki GZ 250 Marauder

Moto del día: Suzuki GZ 250 Marauder

Custom a precio de escándalo


Tiempo de lectura: 3 min.

La Suzuki GZ 250 Marauder fue otra de esas custom económicas made in Japan que poblaron nuestras calles hace ya un par de décadas. Comenzó su periplo comercial en 1999, aunque no duró mucho en el mercado, ya que en 2002 cesó la producción. Esta moto seguía un poco los cánones de otras custom económicas japonesas que ya llevaban unos años en el mercado, como la Honda CMX 250 Rebel o la Yamaha XV 250 Virago de la que hablamos la semana pasada.

La idea detrás de la Suzuki Marauder era un poco la misma: ofrecer una custom utilitaria para el día a día, pero con una imagen pintona, siguiendo la moda “americana” que tanto se llevaba a finales de siglo. Para ello se valieron del archiconocido y archiprobado motor monocilíndrico de cuarto de litro que ya montaba la Suzuki GN 250 desde hacía varios años.

A tenor de lo que veo por la calle, el monocilíndrico de Suzuki fue el mejor construido y más longevo de todas las mecánicas japonesas con las que se batió el cobre durante aquellos años 90, a saber el 250 de la Yamaha SR 250, y el bicilíndrico en paralelo de la Honda CB 250 Two Fifty.

suzuki Marauder 250 2

Esta unidad cuenta con varios elementos extra

Esta mecánica refrigerada por aire erogaba unos tímidos 20 CV, no eran muchos, aunque resultaban suficientes para mover con dignidad el conjunto por ciudad y vías de doble sentido, aunque en autovía se quedaba un poco justa, ya que la moto pide ir a 100-110 km/h, que es donde se siente cómoda. La caja de cambios de cinco velocidades tampoco ayudaba a darle ese desahogo al propulsor a altas velocidades.

Para ser una “chopercleta” tampoco resultaba especialmente pesada: 137 kg en seco, en buena parte debido a su mecánica monopistón, que siempre va a ser más ligera que una V-Twin, y a un conjunto bastante compacto en cotas. El peso, unido a la baja altura del conjunto, la convertían en una moto democrática y apta para todos los públicos.

Estéticamente es una moto bastante pintona que recuerda un poco a las custom más deportivas, especialmente por el colín recortado y que no sigue la curvatura de la rueda, o las gomas, que también son de generosas dimensiones.

suzuki Marauder 250 3

Fotografía: Mywikandi (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

Por lo demásm la moto es bastante sencilla estéticamente a excepción del detalle de los escapes gemelos. Un recurso curioso teniendo en cuenta que la moto solo tiene un cilindro, pero que ayudan a crear esa apariencia de moto más grande de lo que realmente es.

La Suzuki GZ 250 Marauder fue sustituida por la Suzuki Intruder 250, que gracias a su motor bicilíndrico en V ya era una custom de pleno derecho. Tras una visita rápida a Milanuncios la verdad es que dan ganas de comprarse una, porque están a precios de risa.

Puedes encontrar unidades con algunos desperfectos estéticos desde prácticamente 600 euros. Ya os digo que la mecánica es rocosa, y a poco que se haya hecho el mantenimiento de vez en cuando tiene carrete de sobra. El tema estético ya es más delicado, especialmente en una custom con tantos cromados y tanto “brilli brilli”. Si queréis ir a lo seguro, por 1.500 euros hay unidades en perfecto estado de forma

Calcula cuánto cuesta asegurar una Suzuki GZ 250 Marauder con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Martin Valle
Invitado
Martin Valle

Buen artículo como todos, pero hay un pequeño error, comentas que dejó de producirse en el 2002, pero yo la compré nueva en el 2006 y creo que hasta hace muy poco seguía vendiéndose.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.