Suzuki Burgman 400 2021, ligeros retoques para un scooter demasiado veterano

Suzuki Burgman 400 2021, ligeros retoques para un scooter demasiado veterano

Euro 5 y mejoras electrónicas, pero con lagunas incomprensibles en su equipamiento


Tiempo de lectura: 6 min.

Como novedad para 2021 (aunque hablar de novedad y Suzuki, últimamente no van de la mano), la marca japonesa acaba de lanzar su nuevo Suzuki Burgman 400 2021. Hablamos de un modelo veterano, que lleva nada menos con nosotros desde 1998, y creador del segmento de los maxiscooters. Fue uno de los primeros en apostar por un motor grande, encerrado en una carrocería envolvente, un gran confort de marcha y buena capacidad de carga bajo el asiento.

En estos 23 años de existencia, solamente ha sido renovado en dos ocasiones. La primera de ellas fue en 2006 y posteriormente en 2018, aunque hay que reconocer que casi siempre ha sido un cambio estético. Internamente el Burgman 400 no ha evolucionado, gracias a que partía de una magnífica base y un poderoso motor. Pero con el paso de los años, ha ido perdiendo terreno frente a la competencia y ahora es posible que se vea un poco anticuado. También puedes convertirlo en una moto de agua, y entonces no hay quien te pare.

No es fácil enfrentarse a bestias como el BMW C 400 GT, el Honda Forza 350, el KYMCO Xciting S 400 TCS o el Yamaha XMAX 400, entre otros. Modelos mucho más agresivos en su aspecto exterior, y también con un aporte tecnológico superior. Suzuki, como viene haciendo últimamente, peca de un exceso de conservadurismo. Su fiabilidad está fuera de toda duda, pero quizás no empiecen a ser tan atractivos como otros modelos.

Suzuki Burgman 400 2021 12

El motor sigue siendo el conocido monocilíndrico de cuatro tiempos y refrigeración líquida, DOHC, con cuatro válvulas e inyección electrónica. Con el fin de superar las exigencias de la Euro 5, piezas como la culata (con doble bujía Suzuki Dual Spark y una salida de aire secundaria), el pistón, los inyectores (con 16 orificios en vez de 10) y el árbol de levas (nuevo perfil en la admisión) se ha actualizado, al igual que la gestión electrónica de la inyección. Con unas dimensiones internas de 81×77,6 mm (399 cc), entrega 29 CV a 6.300 RPM y un par motor máximo de 35,2 Nm a 4.900 vueltas.

Tiene la misma potencia que el Forza 350 (que tiene menor cilindrada) y bastante menos de los 33,85 CV a 7.250 que entrega el Xciting, que también lo supera en par motor máximo (37,5 Nm a 6.000 vueltas). La puesta a punto del Burgman hace que se sienta más lleno en la parte baja y media, para luego tener menos estiradas. Es una moto pensada para tomarse las cosas con calma, tal y como apunta su aspecto externo. Su velocidad máxima es de 135 km/h, y declara un consumo medio de 3,67 l/100. El Suzuki Burgman 400 2021 incluye un nuevo catalizador de tipo panal con base metálica para la retención de partículas. De esta forma son dos catalizadores en vez de uno, el primero situado en el colector de entrada al silencioso, y el segundo dentro del propio silencioso.

El chasis tubular no recibe modificaciones, y tampoco la horquilla delantera es de tipo telescópica con barras de 41 mm de diámetro. Cuenta con 110 mm de recorrido mientras que detrás, la amortiguación tipo Monoshock ubica el amortiguador central bajo el chasis. Es regulable en siete posiciones, gozando de un recorrido total de 100 mm. Tampoco hay cambios en los frenos, con dos discos de freno delanteros de 260 mm y otro trasero de 210 mm (con freno de estacionamiento). Sí es nueva la unidad de control del ABS, 36 g más ligera que la anterior. La llanta delantera de 15 pulgadas, combinada con una trasera de 13″ (neumáticos 120/70 y 150/70) siguen sin cambios excepto por una nueva decoración. Con todo ello, el Burgman 400 es un maxiscooter gordito, que arroja en báscula 218 kg, algo que también le penaliza a la hora de buscar rendimiento.

Suzuki Burgman 400 2021 36

Una novedad es la incorporación del control de tracción “TC”, con el fin de evitar el deslizamiento de la rueda trasera en aceleraciones sobre firmes deslizantes (o si nos venimos arriba). Cuenta con una indicación en la pantalla de instrumentación LCD, siendo posible desconectarlo desde un botón situado en la piña derecha del manillar. Es el mismo botón usado para arrancar la moto y que, gracias a la incorporación del Suzuki Easy Start System, se puede arrancar la moto con una pulsación rápida. No es necesario, por lo tanto, dejar el botón pulsado como se hacía antes.

Exteriormente no será complicado (por no decir imposible), diferenciar la Suzuki Burgman 400 2021 de la anterior. No hay cambios más allá de los nuevos colores utilizados. La doble óptica LED con luces de posición integradas sigue presente, así como el grupo óptico trasero, un clásico con los intermitentes integrados en la parte inferior. Se puede escoger entre los colores Metallic Mat Sword Silver (Plata Mate), Solid Iron Gray (Gris Oscuro) o Metallic Mat Black No.2 (Negro Mate).

El asiento se ha actualizado. Cuenta con un grosor de 78,5 mm, casi como un sofá, y trae un apoyo lumbar regulable (entre 15 mm y 30 mm) para el conductor. Sus pespuntes son ahora azuladas, que destacan y combinan con el color de la carrocería. Su altura está en los 755 mm, lo que le hace extremadamente bajo y apto para cualquier conductor. Bajo él, espacio de 42 litros que permite almacenar un casco integral y otro de tipo jet.

Suzuki Burgman 400 2021 65

En frente y tras el escudo, dos guanteras de 2,8 litros (izquierda) y 3,5 litros (derecha). Tiene una toma de corriente de 12 V CC, pero la tradicional de toda la vida de mechero. Este es uno de los fallos incomprensibles, pues debería contar ya con una toma estandarizada tipo USB. El Sistema Inmovilizador Avanzado de Suzuki (SAIS), evita que se pueda poner en marcha gracias aun sistema electrónico en la llave de contacto. Funciona junto a la conocida cubierta magnética, que solo se abre con la llave correspondiente, y que protege la cerradura.

El cuatro de instrumentos sigue sin cambios, y se notan los años. El velocímetro y el tacómetro son analógicos, y en el centro hay una pantalla LCD que incluye reloj horario, termómetro, odómetro, doble contador parcial, indicador de combustible y el nuevo indicador del control de tracción. Hay también espacio para indicar el consumo y la autonomía restante. Incluye también un indicador en la esfera del velocímetro, que indica cuando entra en funcionamiento el control de tracción. Hay también indicador para el cambio de aceite, uno ECO para saber cuando se realiza una conducción eficiente y otro de baja temperatura, que parpadea para avisarnos de hielo en la carretera cuando la temperatura exterior es inferior a los 3 ºC.

Opcionalmente, el Suzuki Burgman 400 2021 puede incluir una pantalla sobre elevada, un baúl tarsero, puños calefactables y cubremanos. Todavía no conocemos el precio al que se venderá. Como referencia, el Burgman 400 2020 tiene un precio de oferta de 7.329 euros (8.129 euros si nos atenemos a la tarifa). Lo sitúa por lo tanto en la parte alta de la tabla. Ligeramente más barato que el BMW C 400 GT (7.990 euros), pero más caro que el KYMCO Xciting S 400 TCS (6.499 euros).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!