10 infracciones peligrosas que cometemos habitualmente en moto

10 infracciones peligrosas que cometemos habitualmente en moto

La DGT vuelve a hacer hincapié sobre estas prácticas antirreglamentarias y frecuentes


Tiempo de lectura: 5 min.

Aunque ya en la revista de de diciembre de 2018, la DGT publicaba un artículo en el que se enumeraban algunas de las infracciones peligrosas que se cometen cuando circulamos en moto, hace un par de días se han vuelto a hacer eco de dicho listado a través de la cuenta oficial de twitter. Y es que aunque hayan pasado casi dos años, la Dirección General de Tráfico sigue teniendo su propio “día de la marmota” semana tras semana. Algunas cosas no cambian para bien.

En el listado, en el que se han recogido diez de las infracciones peligrosas más frecuentes, hay de todo tipo. Desde maniobras que ponen en peligro la propia integridad física del propio motorista, a otras en que perjudica a otros usuarios de la vía. Porque algo que puede parecer tan inocente como estacionar sobre la acera, puede generar problemas a personas invidentes o con algún tipo de problema de movilidad, incluyendo los carritos de bebé que ven imposibilitado en ocasiones usar las rampas de las aceras.

Adelantar sin separacion

1. Adelantar sin separación

Quizás una de las que se pueden observar con mayor frecuencia. En ciudad, la distancia lateral debe ser la suficiente para poder maniobrar con seguridad, y no vernos sorprendidos por ejemplo, por un desplazamiento lateral del vehículo adelantado. Pero en carretera es obligatorio guardar una distancia de al menos metro y medio. De esta forma garantizamos que en caso de distracción, sorpresa o maniobra inesperada del otro vehículo, podremos evitar una colisión lateral.

2. Velocidad inadecuada

La velocidad inadecuada es la primera causa de accidente con víctimas motoristas en carretera (23% de todos los siniestros). De igual forma, el exceso de velocidad es la infracción más frecuente de los motoristas (casi la mitad de las todas las infracciones cometidas en accidentes con víctimas). Es necesario respetar las velocidades máximas de la vía y, en otros casos, adecuar la velocidad a las condiciones o estado de la carretera por la que circulamos. De igual forma, debemos ser capaces de controlar la moto a la velocidad que llevamos. Tanto el exceso de velocidad como circular anormalmente despacio, pueden provocar accidentes.

Circular por el arcen

3. Circular por el arcén

Cuando nos encontramos un atasco, nuestro primer pensamiento pasa por circular por el arcén. Pero debemos recordar que de momento sigue prohibido (lleva años estudiándose que se pueda usar en determinadas circunstancias). Solo se podrá ocupar si es por una emergencia o se circula a velocidad anormalmente reducida, evitando así molestar a los demás conductores. Pero hacerlo por cualquier otro propósito es sancionable.

Adelantar por la derecha

4. Adelantar por la derecha

Cuántas veces nos hemos encontrado, en vías de más de un carril para el mismo sentido, el típico conductor que no circula por la derecha. Realizar un adelantamiento por la derecha en zonas interurbanas, es tremendamente arriesgado si el vehículo decide volver al carril de forma imprevista. Más si tenemos en cuenta que una motocicleta es pequeña, ágil y difícil de ver. Nunca debemos adelantar por la derecha.

Cambio de sentido

5. Cambiar de sentido donde no está permitido

Es habitual dada la agilidad de la moto, que hagamos un cambio de sentido en casi cualquier lugar. Pero a veces no escogemos el sitio más adecuado. Como norma general no se puede realizar ni en pasos a nivel, túneles, autopistas y autovías, curvas y cambios de rasante con poca visibilidad. Lo mejor es detenernos a la derecha, señalizar, observar que tenemos el espacio y el tiempo suficiente antes de que llegue otro vehículo y, solo entonces, realizarlo.

6. Circular con la luz apagada

Aunque cada vez es más complicado que se nos olvide encender la luz de cruce a la hora de circular, pues desde hace años en las motos se enciende de forma automática, no debemos olvidar que tanto esta como la trasera deben estar en perfecto estado de funcionamiento. Ser visibles en cualquier circunstancia tanto por delante como por detrás, evitará que se creen situaciones de peligro, o que seamos alcanzados por un vehículo. Es importante que la luz de freno funcione, sea cual sea el que usemos (delantero o trasero), y que lo haga en cuando movemos levemente la maneta o el pedal correspondiente.

Zigzag

7. Avanzar entre coches

Coser entre coches o ir haciendo zigzag, además a velocidades relativas muy superiores al del resto de usuarios, nos pone en peligro. Debemos circular por el centro del carril y solo abandonarlo para girar o cambiarnos a otro. Pero siempre señalizando y manteniendo las separaciones laterales.

8. Estacionar en la acera

Aunque podemos pensar que no es algo peligroso, debemos ponernos en el lugar del resto de usuarios de las aceras. Que un invidente se encuentre nuestra moto estacionada, que impida transitar correctamente a una silla de ruedas o que obligue a un niño pequeño que circula de la mano a bajarse de la acera, crea situaciones de peligro y riesgo al resto de personas. Por norma general, está prohibido estacionar en las aceras aunque cada ayuntamiento puede regular la parada y estacionamiento de las motos en estos lugares.

9. Velocidad excesiva en zonas residenciales

Una zona residencial es un lugar donde hay una mayor afluencia de peatones, ya sea por cercanía los domicilios, escuelas, hospitales, etc. La velocidad en estos lugares está más limitada y, por lo tanto, debemos extremar las precauciones. Escuchar a un desaprensivo pasar con su moto a velocidades inadecuadas, con niños o personas mayores alrededor, hace que en ocasiones apetezca tirarle algo a la cabeza.

Carril contrario

10. Invadir el sentido contrario

Una carretera por la que circula un camión o un vehículo lento, una calle con tráfico o incluso con atasco, son ejemplos de situaciones en las que como motorista podemos vernos tentados a cruzar al carril contrario para adelantar. Pero es una acción muy peligrosa, no solo por el tráfico que viene de frente sino también por el lateral (por ejemplo en un cruce de la ciudad). Puede acabar en un accidente grave. Se sanciona con 500 euros y seis puntos.

De nuestra mano está aprobar este pequeño examen. Anota un punto en cada infracción que no cometas e intenta alcanzar una Matricula de Honor.

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam