Menu

Moto del día: BMW-Volkswagen 1500 «Fikobike»

Un ejemplar único creado por un propósito: más potencia

Moto del día: BMW-Volkswagen 1500 «Fikobike»

La BMW-Volkswagen 1500 “Fikobike” es una motocicleta personalizada y única en el mundo. Fue construida por el magnate del petróleo estadounidense Dallas Lee Fikes en otoño de 1967, basada en una BMW R 60 completamente de fábrica. Fikes pensó que el motor bóxer de 600 cm3 original era demasiado escueto, por lo que decidió instalar un bloque Volkswagen de 1.500 cm3.

Normalmente, si eres un entusiasta del motor y de la velocidad y te encuentras ante una moto un tanto anémica, la reemplazas por una de mayor cilindrada. O al menos eso es lo que hace la mayoría de la gente cuando quiere darse paseos con cierta soltura de potencia entre las piernas. Pero otros optan por una solución más… personal. Para Fikes, la decisión más lógica fue coger un propulsor de coche y duplicar tanto el número de cilindros como el desplazamiento.

Fue hace más de seis décadas cuando Fikes adquirió una BMW R 60 de nueva factura para viajar por la península del Yucatán (México) durante su luna de miel. El motor original de 594 cm3, con 30 CV y 49 Nm, no era tan potente como Fikes querría para transportar a dos personas con su respectivo equipaje. En la mayoría de los casos, la R 60 se defendía bien por sí misma, pero no había razón alguna para negar la adopción de un motor que era dos veces más potente.

BMW Volkswagen 1500 Fikobike (2)

El motor 1.5 bóxer de Volkswagen fue un best seller en México, por lo que incluso en la actualidad puede ser manipulado y reparado por los mecánicos locales con los ojos cerrados

Dentro del mundo de las dos ruedas, había pocas opciones para acoger un bloque de gran calibre. ¿Solución? Buscar entre la comunidad de los vehículos de cuatro ruedas. México tenía su propia fábrica de Volkswagen Beetle, donde se ha estado fabricando hasta hace relativamente poco, y la primera generación hasta 2003. Con innumerables «Vochos» en todo el país, Fikes podía contar con la ayuda de los mecánicos locales, además de piezas de repuesto.

A lo largo de los años, el humilde tetracilíndrico bóxer refrigerado por aire de Volkswagen ha sido instalado en una amplia gama de productos, desde pequeñas avionetas y buggies, hasta tractores, barcos y motocicletas. La clave de su éxito se debe, principalmente, a su sencillo diseño, tamaño compacto y facilidad de mantenimiento. Teniendo en cuenta que se concibió a mediados de la década de los años 30, tuvo una vida útil extraordinariamente larga: de 1938 a 2003.

Aunque Fikes también barajó la instalación de un motor Porsche en su R60, consideró sus opciones y concluyó en que un motor Volkswagen de 1.500 cm3 tenía mayor capacidad y podría modificarse un poco para hacerlo un poco más potente. Trabajó un tiempo sobre él y, cuando terminó, ya lo tenía produciendo más potencia que el motor Porsche. El 356-C entregaba ya 75 CV de potencia, una cifra que aumentaría hasta los 130 CV con el 2000 GS Carrera.

BMW R60 2

BMW R60/2

Antes de trabajar en la BMW-Volkswagen 1500 «Fikobike», Fikes estaba trabajando en la restauración de un tanque Sherman como «pasatiempo»

Estéticamente, el bloque recibió una pareja de tapas de balancines de aleación Thomas Tomahawk. Sin embargo, a parte del motor, también se hicieron otras pequeñas modificaciones. La BMW-Volkswagen 1500 “Fikobike” sustituyó el faro único por una unidad doble e integró un medidor de temperatura tomado prestado de una Harley-Davidson. El cuadro de mandos era nuevo al completo, al igual que la horquilla Earles y los soportes para equipaje.

Después de su luna de miel, Fikes montaba regularmente esta motocicleta tan especial por las calles de su ciudad natal de Highland Park, Illinois (EEUU). En algún momento de su vida decidió que era un buen momento para vender la moto que, por cierto, se apodó “Fikobike” por su peculiar sonido, parecido al de los motores de cuatro cilindros que se empleaban en la Fórmula Indy de la época.

Fotografías cortesía de RM Shotheby’s

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.