Moto del día: Cagiva Alazzurra 650

Moto del día: Cagiva Alazzurra 650

La primera moto de Cagiva en ser exportada a los Estados Unidos


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace tiempo os hablamos de la Cagiva Alazzurra 350. Pero es justo hacerlo también de su hermana mayor, sobre todo porque fue la primera motocicleta de Cagiva en ser exportada a los Estados Unidos. Lo cierto es que tras hablar de la Ducati Indiana y de la Moto Morini Excalibur, con quien compartía diseño de llantas, era imperativo traeros a la sección de la Moto del día la Cagiva Alazzurra 650.

La Cagiva Alazzurra 650 se comercializó entre 1986 y 1991. Fue justo en la época en la que la marca del elefante compró Ducati y aprovechó las sinergias entre las dos firmas para desarrollar varios modelos a un ritmo vertiginoso. Es por ello que, aunque exteriormente sean motos completamente diferentes, internamente compartan un buen número de elementos o estaban adaptados, evitando tener que desarrollarlos desde cero.

Como el caso de la Cagiva Alazzurra 350, la moto de partida era la Ducati Pantah, pero en este caso la versión de 600 cc. El propulsor, el bilicíndrico en V a 90º (o en “L”, como les gusta decir a los italianos), veía crecer sus cotas internas, pasado de cubicar 583 cc a 649 cc. Para ello, las medidas internas de los pistones eran de 82×61,5 mm, o lo que viene siendo lo mismo, 3,5 mm más de diámetro y 1 mm más de carrera. Esto permitió al mismo tiempo montar válvulas de admisión y escape ligeramente más grandes, ganando sobre todo empuje (la potencia estaba por debajo de la que daba la Pantah 600, de enfoque deportivo).

cagiva alazzurra 650ss 01

Estaba alimentado por dos carburadores Dell’Orto de 36 mm, gracias a los cual ofrecía una potencia máxima de 55 CV a 8.500 RPM (línea roja a 9.000 vueltas) y un par motor máximo de 50 Nm a 7.000 RPM. La caja de cambios era de cinco velocidades, con transmisión final por cadena. Contaba con un sistema de escape doble, con un silencioso por cada lado.

El motor de Ducati se anclaba al propio chasis tubular en acero de la Pantah mediante seis tornillos, que le permitían mejorar la rigidez (no era un motor que fuese parte de la estructura, pero ayudaba). Cagiva eligió utilizar el mismo chasis para acelerar su producción, aunque no era directamente igual pues en ángulo de dirección era medio grado más corto, quedándose en 30º. Con ello, mejoraba la agilidad y la velocidad de respuesta de la dirección, no siendo necesaria tanta estabilidad a alta velocidad como en la Pantah.

Al chasis se anclaba en la parte frontal una horquilla telescópica Marzocchi de 35 mm y 150 mm de recorrido sin posibilidad de regulación. Detrás había un doble amortiguador suministrado también por la misma empresa italiana, en este caso regulables en precarga y con 95 mm de recorrido. Para los frenos, un doble disco de 258 mm de diámetro con pinzas de dos pistones, asistido por un disco trasero de 256 mm y pinza también de dos pistones. De origen venía con neumáticos Pirelli MT59 Phantom (MT58 detrás) en medidas 100/90 R18 y 120/80 R18. La instrumentación era muy completa para la época: velocímetro, tacómetro, cuentakilómetros total y parcial, además de un reloj horario.

El peso del conjunto (196 kg) era más ligero que la mayoría de la competencia, pero también era menos potente. Una cosa compensaba a la otra. En el depósito cabían hasta 17,5 litros de combustible. En las pruebas de la época hablan de una autonomía, en función del ritmo, de entre 250 km y 360 km (recordemos que es una sport-touring), pudiendo alcanzar los 182 km/h de velocidad punta y una aceleración del cuarto de milla (como le gusta a los americanos), que se quedaba justo por debajo de los 13 segundos, alcanzando los 160 km/h durante la prueba.

Comparada con sus rivales de la época, en prestaciones se quedaba justo por detrás de la Honda VF 500 F Interceptor lanzada un par de años antes, y que contaba con un motor V4. Superaba a otros modelos coetáneos como la Kawasaki Ninja 600 R, Suzuki GS 550 o Yamaha FJ 600.

A día de hoy se pueden encontrar algunas Cagiva Alazzurra 650 a la venta, con precios entre los 4.000 euros y 5.000 euros, dependiendo del estado de conservación y la originalidad.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Cagiva Alazzurra 650 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!