Moto del día: Moto Morini Excalibur

Moto del día: Moto Morini Excalibur

Italia no destaca por sus motos custom, pero este fue otro de esos intentos sin éxito


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando el otro día os hablamos de la Ducati Indiana, no pudimos evitar acordarnos de otro modelo custom italiano de finales de los 80. En este caso fue lanzada por la histórica firma Moto Morini, un par de años antes de que fuese adquirida por Cagiva. Es por ello que, seguramente, algo de esta Moto Morini Excalibur que os traemos hoy sirviese de inspiración para la Indiana. Y no solo estamos hablando de las llantas, usadas también en la Cagiva Alazzurra 650.

Lo cierto es que parte del gran éxito de Moto Morini (hablando de lo bien que iban sus motos y no de la parte comercial), era su magnífico motor. Está claro que de vez en cuando aparecen motores históricos, y el V2 de los italianos lo es. El mismo corazón que el de las K2 de carretera, con él casi nos remontamos a la histórica Moto Morini 3 ½.

Los italianos siempre pensaron en motores fácilmente escalables, de ahí el 350 y 500, que le permitían desarrollar modelos similares de dos en dos, coomo por ejemplo las Moto Morini Kanguro 350 y la Moto Morini 500 Camel, dos trail de las que ya os hemos hablando. De ahí que la Moto Morini Excalibur se lanzara también tanto en versión de 350 cc como de 500 cc, vendidas de 1986 a 1993 -aproximadamente-.

Moto Morini Excalibur 501 03

Fotografía: Mecum Auctions

A excepción del motor y algún que otro pequeño detalle, toda la parte de ciclo era compartida entre ambas versiones. La Moto Morini Excalibur 350 montaba el ya conocido motor en V a 72º, monoárbol, dos válvulas, refrigeración por aire y 344 cc (62×57 mm). Desarrollaba en su casa unos 35 CV a 8.000 vueltas, y un par motor máximo de 25,7 Nm a 7.000 RPM.

En el caso de la Moto Morini Excalibur 501, el bicilíndrico tenía unas cotas internas de 71×64 mm, cubicando 507 cc. Refrigeración por aire, de nuevo un solo árbol de levas y dos válvulas por cilindro, se quedaba en unos más que suficientes 41 CV de potencia.

Los especialistas de Dell’Orto se encargaban de la alimentación mediante carburadores, y el encendido electrónico era de Kokusan. La caja de cambios era de seis velocidades. Muy de la época son los dos silenciosos, uno por cilindro, y relativamente cortos. Tenía arranque eléctrico, pero también a patada.

Moto Morini Excalibur 501 02

Fotografía: Mecum Auctions

Común a ambos era el chasis de simple cuna desdoblado en acero, al cual se anclaba una horquilla telescópica y un doble amortiguador trasero. El disco de freno delantero y el trasero eran de la misma medida, 260 mm. Combinaba una llanta delantera de 18″ con neumático de 100/90, con otra trasera de 16″ y cubierta de 130/90. En algunas versiones era lenticular.

El tanque era de 17 litros. Mientras la Moto Morini Excalibur 500 arrojaba un peso total de 193 kg, la Excalibur 350 se quedaba en los 181 kg, algo que en la práctica y a la hora de conducir no les diferenciaba tanto. Era una custom con una silueta muy particular, gracias a una parte frontal muy elevada, y un depósito casi triangular que llegaba hasta el asiento dividido en dos y con el pasajero notablemente más alto, que podría disfrutar de un confortable respaldo.

No prescindía de un buen número de cromados o una instrumentación clásica, con dos relojes separados por los habituales indicadores luminosos. Ya en 1989, se lanzó la Moto Morini New York 501 Custom, usando la misma base pero con una combinación de llantas de radios y lenticular, depósito alargado, faro redondo y asiento/guardabarros específico.

A pesar de que no era una moto barata para la época, y que todavía el mercado no estaba inundado por las custom japonesas, un buen número de unidades tanto de la Moto Morini Excalibur 350 (menos de la Excalibur 501) llegaron a nuestro mercado. Es relativamente sencillo encontrar algunas a la venta, con una amplia variedad de precios que no suelen sobrepasar los 2.000 euros.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Moto Morini Excalibur con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.