Moto del día: Ducati 916 Senna

Moto del día: Ducati 916 Senna

Una moto creada para recaudar fondos y homenajear al piloto de Fórmula 1


Tiempo de lectura: 2 min.

La Ducati 916-996-998 es, por méritos propios, una de las mejores motocicletas de todos los tiempos. No hace demasiado os hablábamos de la última serie que fabricaron, la Ducati 998 S Final Edition. Pero hay otra versión que fabricaron en un número limitado de unidades y que merece una mención aparte: la Ducati 916 Senna.

La historia de este modelo arranca a finales de 1993. Por aquel entonces Ayrton Senna, muy amigo de la familia Castiglioni y propietario de una 851, llegó a un acuerdo con Ducati para lanzar una edición especial de la 916 que llevase su nombre. El dinero recaudado con las ventas se destinaría a la Fundación Senna.

Por desgracia, Senna sufrió el fatal accidente en Imola el 1 de mayo de 1994, con lo que no pudo ver cómo las primeras 300 unidades de la Ducati 916 Senna se empezaban a comercializar en 1995. No serían las únicas, ya que en 1997 y en 1998 se lanzarían la Ducati 916 Senna II y 916 Senna III, respectivamente.

Ducati 916 Senna 01

La moto de partida era la Ducati 916 SP ya dotada de serie con suspensiones Öhlins, frenos Brembo y latiguillos metálicos. El motor era la versión Strada que desarrollaba 114 CV a 9.000 vueltas, aunque lo más impresionante era su par motor: 90 Nm a 7.000 RPM.

Para la 916 Senna Ducati añadió piezas especiales como fibra de carbono en el subchasis, guardabarros delantero, protector de la cadena, protector de escape, tapa de embrague, etc. Por supuesto, en la tija aparecía el número de serie que detallaba de qué unidad se trataba.

En función de la versión Senna, la decoración cambiaba. Negro y gris para la Senna I, gris claro la Senna II y negro completo para la Senna III. En todas ellas la seña de identidad siempre ha sido las llantas rojas, en claro contraste con el acabado de la carrocería y el apellido Senna en su lateral.

Ducati 1199 Panigale S Senna

En 2014, Ducati volvió a recuperar la palabra Senna para lanzar una edición especial de su 1199. Se trataba de la Ducati 1199 Panigale S Senna, lanzada exclusivamente en Brasil y en un número limitado de 161 unidades. Su precio fue de aproximadamente 50.000 euros al cambio.

A día de hoy, si por una Ducati 916 en buen estado lo normal es pagar aproximadamente unos 9.000 euros como mínimo, por una Ducati 916 Senna el propietario casi puede pedir lo que quiera. Sirva como ejemplo que recientemente se ha vendido una 916 Senna III sin usar por casi 30.000 euros.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Ducati 916 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea