Moto del día: Ducati Brio

Moto del día: Ducati Brio

La marca italiana también tuvo éxito fabricando scooters


Tiempo de lectura: 2 min.

A lo largo de su historia, además de cacharros de tres ruedas, Ducati también experimentó con los scooter. De los dos que lanzó, solo uno de ellos obtuvo un éxito notable. Pero no fue el suficiente como para que los de Borgo Panigale siguieran apostando por ellos. Fue el segundo en llegar y el único que conseguiría ser popular. Hablamos del Ducati Brio.

Tras el batacazo que se dieron con el Ducati Cruiser (considerado el primero con motor de cuatro tiempos automático), los italianos apostaron por una mecánica de dos tiempos. Como había que abaratar costes, era un motor ya usado en su gama de motocicletas pero además, el máximo ahorro vino gracias a la ingeniería inversa. Gio Ponti fue quien se encargó del diseño, optando por inspirarse (quizás demasiado) en las líneas de la mítica Lambretta.

La primera versión en lanzar fue el Ducati Brio 48, animada por un motor monocilíndrico de dos tiempos, 47,7 cc (38×42 mm), refrigeración por aire forzado y una potencia de 1,4 CV a 4.300 RPM. Estuvo a la venta entre 1963 y 1967, pero quien realmente se llevó el éxito fue la versión más grande y potente: el Ducati Brio 100 (1964 – 1968).

Ducati Brio 48 01

En este caso, traspasaron casi directamente el motor que ya utilizaban en la Ducati Piuma, pero con con una cubierta de aluminio fundido que le permitía mejorar la refrigeración (recordemos que no estaba al aire sino bajo los cófanos laterales). Con una cilindrada de 94 cc (51×46 c), la potencia ya se iba a los 4 CV a 5.400 vueltas. Uno de los motivos del éxito de la Brio 100 fue que fue escogido como vehículo para la policía de Bolonia, lo que hizo que fuese más popular entre la gente.

El chasis era de chapa de acero estampada, con el guardabarros delantero formando parte de la carrocería. Montaba la típica horquilla avanzada delante y un basculante oscilante con amortiguadores de goma gemelos detrás. Con llantas de 8″ tanto delante como en la parte posterior, los neumáticos eran en medida 2,45″ y 3,50″. En ellas iban montados los frenos de tambor, de 105 mm en ambos ejes.

Ducati Brio 48 02 (2)

Al igual que en el Ducati Fattorino, la caja de cambios era de tres velocidades con accionamiento en el puño izquierdo. La transmisión, por su parte, era mediante una cadena. Esto le permitía una velocidad punta de 40 km/h (limitada por ley) en el Brio 48, y de casi 80 km/h en el caso del Brio 100. El arranque era en todos casos a pedal.

La Ducati Brio fue el canto del cisne de la marca. No sabemos si algún día volverán a fabricar un scooter (este no cuenta), pero con este modelo y el Ducati Cruiser, quisieron probar en un segmento en el que no tenía experiencia. Si queréis ver más fotos de detalle, en Tominiclassics tienen una Brio 48 en perfecto estado.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam