Moto del día: Ducson Repris

Moto del día: Ducson Repris

Aún siendo una motocicleta pensada para el día a día, la Ducson Repris destacó por cualidades deportivas llenas de nervio


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando hablamos de motociclismo en nuestro país hay unas coordenadas espacio-tiempo especialmente llamativas. Cataluña años sesenta. Un momento y lugar donde se congregaron cinco fabricantes míticos para cualquier aficionado a las dos ruedas: Montesa, Sanglas, Bultaco, Derbi y Ossa. No obstante, más allá de éstas existían algunas otras regidas por la pequeña producción y la artesanía en la mecánica. Una de ellas fue Ducson. Primero centrada en las bicicletas para lanzarse finalmente a la motorización a finales de los cincuenta. Una trayectoria empresarial que tuvo en la Ducson Repris de 1961 a uno de sus grandes hitos.

Hoy en día bastante desconocida dentro de los círculos motociclistas, la Ducson Repris fue sin embargo uno de los mayores objetos de deseo entre los aficionados a la velocidad en la España de los años sesenta. Algo que a más de uno le puede sorprender debido a la sencillez del modelo, aunque precisamente por ello la Repris lograba tener las cualidades que hicieron fama de ella. Para empezar, la identidad de Ducson residía en la sencillez. Cierto. Pero no en una sencillez alejada de ofrecer el mayor rendimiento posible a partir de las más elementales condiciones de partida. Por eso mismo, sus modelos cobraron fama por maximizar sus escuetas mecánicas en clave deportiva.

Todo ello siguiendo un espíritu muy propio de los talleres artesanales, ya que además las Ducson eran fácilmente trucables. Con esta suma de factores, no es de extrañar que a pesar de sus modestas prestaciones la Ducson Repris fuera una de las motocicletas favoritas de todos aquellos jóvenes con ínfulas de piloto que tanto proliferaron durante los años sesenta. De hecho, existen testimonios incluso de la década siguiente en los que queda claro cómo no pocos de estos amantes de la velocidad consiguieron dar esquinazo a las fuerzas del orden subidos a una de estas Ducson monocilíndricas.

ducson repris 1961 (3)

Menos conocida que otras marcas catalanas del momento, Ducson tenía cualidades deportivas muy marcadas a partir de elementos mecánicos bastante sencillos y fácilmente modificables

Ducson Repris, tan especial como desconocida

Al contrario que Bultaco, Duscon nunca consiguió abrirse a los mercados internacionales. Por el contrario fue una marca muy local, especialmente ceñida a los alrededores de Barcelona y el cinturón de ciudades dormitorio formado por Sabadell, Granollers y Mataró. De esta manera, su producción fue realmente escasa aunque al contrario de lo que se pudiera pensar su idea de negocio consistía en ofrecer modelos prácticos para el día a día en la ciudad. Eso sí, siempre con un claro toque deportivo gracias al cual atraer los intereses del público más joven y / o atrevido.

De esta forma, en 1960 se presentó la Ducson Repris montada sobre un sencillo chasis estampado en chapa de llamativa estética y posición de manejo más cómoda de lo que pudiera parecer. Algo realmente reseñable, especialmente tras comprobar lo estrecho y bajo de un manillar que no deja de hacer guiños al mundo de las carreras. A nivel práctico la Repris cuenta con dos asientos y una sobresaliente estabilidad según las pruebas de la época, complemento perfecto para su uso diario en el ámbito urbano.

No obstante, a pesar de ese propósito práctico y racional la Ducson Repris recogió todo lo aprendido en competición por la marca. De esta forma, el motor monocilíndrico de dos tiempos y 49 cm3 con culata esférica de aluminio rendía 3 CV a 7.500 rpm con un cambio rápido de tres velocidades accionado desde el puño. Gracias a todo ello se consiguió una motocicleta capaz de rendir más velocidad y aceleración de lo que pudiera parecer en un primer momento, luciendo también un llamativo sonido en el escape más propio de las carreras que de un uso cotidiano.

ducson repris 1961 (1)

A pesar de servir para el día a día en la ciudad esta motocicleta con chasis de chapa estampada contaba con detalles de competición como su estrecho y bajo manillar

Llegados a 1962, la Ducson Repris amplió su oferta con la 49 Sport. Dotada de una nueva mecánica, la potencia ascendía hasta los 4,5 CV pasando la velocidad máxima desde los 80 kilómetros por hora hasta los 90. Y es que, en aquellas fechas, tanto la legalidad más laxa como el ímpetu – o inconsciencia – de los aficionados permitían alcanzar estas cifras sobre monturas que no siempre circulaban por carreteras presentadas en la mejor de las condiciones. Desde luego unos tiempos trepidantes e iniciáticos, en los cuales la Ducson Repris destaca entre las motocicletas más fibradas del momento.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.