Moto del día: Honda CB 400T

Moto del día: Honda CB 400T

No triunfó en Europa, pero fue toda una institución al otro lado del charco


Tiempo de lectura: 3 min.

Casi siempre que pensamos en una Honda CB 400, lo hacemos imaginando un motor de cuatro cilindros. Pero no siempre ha sido así, y bajo esta denominación el gigante japonés también ha tenido motores de dos cilindros en línea (o en paralelo, según os guste más). Uno de los modelos más representativos, por su éxito en Estados Unidos (y no tanto en Europa), fue la Honda CB 400T, conocida como Dream en Gran Bretaña y Hawk en tierras americanas.

Esta Honda fue la sucesora de la Honda CB 360, otra bicilíndrica de las de toda la vida que se vendió a mediados de los 70. La CB 400T llegó allá por el año 77, con una receta similar en cuanto al propulsor pero estéticamente daba ya un salto generacional. Lo mejor es que además era más barata que la CB 400 de cuatro cilindros, lo que hacía que fuese bastante interesante para quien no podía desembolsar lo que costaba el mítico modelo japonés.

Los técnicos de Honda concibieron un motor completamente nuevo. Se trataba de un dos cilindros en paralelo de 395 cc (70,5×50,6 mm), cuatro tiempos, refrigeración por aire y una distribución SOHC de tres válvulas por cilindro (dos para la admisión y una para el escape). El calado del cigüeñal era a 360º (muy british), en contra de lo habitual en el resto de las marcas japonesas que optaban por uno a 180º. En total declaraba unos 34 CV y un par máximo de 28,5 Nm, lo que le permitía tener unas prestaciones más que dignas ya que picaba los 175 km/h, animada por una caja de cambios de cinco velocidades.

Honda CB400T Hawk Dream 02

El chasis era de acero tipo diamante, y a él se anclaba una horquilla telescópica delantera, así como un doble amortiguador trasero. Y seguro que os ha llamado la atención sus llantas, las míticas Comstar de aleación y acero. Combinaba una delantera de 19″ y otra trasera de 18″. Y el resto de características que no os hemos contado, es porque variaban según el acabado/modelo del que estemos hablando.

De esta forma existía la Honda CB 400T Dream británica, mientras que en USA se vendían la CB 400TI Hawk I, CB400TII Hawk II (similar a la Dream) y CB400A Hawk Hondamatic. La Hawk I era el modelo económico, con frenos de tambor en ambos ejes y llantas de radios. Arranque por pedal, una instrumentación con solo un reloj para el velocímetro, depósito más pequeño y algún que otro pequeño cambio. Esto hacía que fuese el más ligero de todo: 172 kg.

Como decíamos, la Dream y la Hawk II eran similares. Usaban las llantas Comstar, arranque eléctrico (mantenía el de patada) y un montaba un freno de disco delantero. Como su orientación era ligeramente más deportiva, también había hueco para un reloj cuentavueltas. Por último la Hondamatic, que como su nombre indica tenía una transmisión semiautomática de dos velocidades (alta y baja) seleccionable manualmente y animada por un convertidor de par. Al no tener embrague, en su lugar había un freno de estacionamiento. Era además ligeramente menos potentes, lo que le permitía tener una mejor respuesta a bajas vueltas. Era la más pesada (187 kg) por los 182 kg de las otras dos.

La Honda CB 400T estuvo a la venta en Gran Bretaña solo durante 1977. En USA aguantó hasta 1981, pero en 19680 se quedó con una sola versión (conocida simplemente como Hawk). Se eliminó el arranque manual mientras que la caja de cambios era ahora de seis velocidades. Había también ligeros ajustes derivados de las limitaciones en cuanto a emisiones, así como pequeños cambios estéticos.

Fotos: Mecum

 

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.