Menu

Moto del día: Expemotion e-Raw

Un prototipo eléctrico con mucho estilo

Moto del día: Expemotion e-Raw

Cuando tienes un estudio de diseño y quieres darte a conocer, ¿qué puedes hacer? Un prototipo que llame la atención de los medios y así obtener mayor repercusión entre tus potenciales clientes. Eso debieron pensar en Expemotion, un estudio de diseño francés que lanzó en 2015 un prototipo de moto eléctrica: la Expemotion e-Raw.

En este caso, la parte ciclo o de motor y batería no es lo importante. De hecho, ni siquiera en su página se pueden obtener datos acerca del propulsor utilizado o la capacidad de batería disponible -por algunas fotos se puede deducir una autonomía eléctrica de unos 127 km al 68 % de batería, lo que vendría a ser unos 186 km al 100 %-.

Lo importante aquí es el diseño. Desde el estudio se propusieron demostrar al exterior que se trata de una moto que no utiliza gasolina, así que se les ocurrió emplear madera. ¿Pero donde? Si se utiliza en el chasis, puede comprometer la durabilidad de la moto, e incluso puede ser peligroso si se llegase a partir. En ese momento se les ocurrió la idea: en el sillín.

Expemotion e Raw 1

Para ello emplearon una técnica que se emplea en la fabricación de muebles, y diseñaron un sillín muy particular, para que disponga de amortiguación natural. Utilizaron 80 láminas de madera para fabricar la pieza central de su diseño: un sillín suspendido con forma de U, que se coloca donde normalmente va el depósito de la gasolina, y mantiene al piloto en su lugar, logrando que disponga de una pequeña suspensión de manera natural, gracias al laminado.

Esta pieza se sustenta sobre un chasis tubular de acero, donde cuelgan la batería y el motor eléctrico, que se conecta a la rueda trasera mediante correa. En la parte ciclo recurre a la doble horquilla telescópica en el frente y al típico basculante trasero con monoamortiguador.

En 2016, en el «Salon du 2 Roues» de Lion, presentaron la versión 2, con un diseño más depurado, aunque manteniendo la pieza central del diseño de este prototipo, que es su asiento de madera laminada. ¿La veremos algún día por las calles? Probablemente no, pero como ejercicio de estilo resulta una moto muy bonita.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.