Moto del día: Hercules K 125 BW

Moto del día: Hercules K 125 BW

El modelo que motorizó a las Fuerzas Armadas Alemanas entre los años 70 y 90


Tiempo de lectura: 3 min.

Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, Alemania tuvo prohibido tener ejército durante varios años. Todos tenemos grabado a fuego ver al ejercito alemán sobre sus motos BMW, pero cuando en 1956 se creó la Bundeswehr (ejército de la República Federal Alemana), necesitaban una nueva moto, siendo la elegida la Maico 250 B. Pero ya llegados a los años 70, se necesitaba buscar un modelo que la sustituyese, y la elegida fue la Hercules K 125 BW. Aun así, la Maico siguió prestando servicio hasta nada menos que 1983, momento en el que fueron retiradas tras 24 años de uso.

La denominación Hercules K 125 BW surge de unir la K (Krad, motocicleta en alemán) y BW (Bundeswehr, el ejército de la RFA). Fue desarrollada como vehículo militar, por lo que en su desarrollo se utilizaron las premisas de que fuese lo más resistente posible, fácilmente reparable en cualquier lugar y lo más fiable posible. Para ello, Hercules se decantó por un motor Fichtel & Sachs monocilíndrico de dos tiempos y 122 cc (54×54 mm) refrigerado por aire. Su denominación oficial es Sachs 1251 / 5B Ausf. NHW Military.

Hercules K 125 BW 01

Hercules K 125 Military Segunda generación

Era capaz de desarrollar una potencia de 12,5 CV a 7.500 RPM, suficiente para alcanzar los 100 km/h. La alimentación se confiaba a un carburador Bing 24/1/170, siendo la lubricación por mezcla con relación 1:25. Contaba con una caja de cambios de cinco relaciones, accionada por un embrague multidisco en baño de aceite y una transmisión final por cadena. Todo el sistema eléctrico era a 6 V.

El chasis, un tubular central con vigas atornilladas, estaba reforzado en varios puntos. Aun así no era una moto excesivamente pesada (130 kg en vacío), a los que había que añadir 17 litros de gasolina (15 + 2 de reserva). Era capaz de transportar un total de 170 kg adicionales, que incluía desde dos soldados con su equipo correspondiente a un soldado conductor con material, el cual se podía llevar en su portaequipajes trasero plegable y maleta lateral. Para detenerse, se confiaban en un par de frenos de tambor de 140 mm de diámetro.

hercules k 125 military 1976 moto

Hercules K 180 Military

La Hercules K 125 BW se ofreció en varias versiones, pues hay que tener en cuenta que se empezó a utilizar en 1970 pero estuvo en servicio hasta 1990, momento en el cual fue sustituida por las KTM 400 LS-E Military y la KTM 640 LS-E Military. La primera versión se reconoce fácilmente por su faro redondo y suspensión delantera tipo Earles.

A partir de 1984 aproximadamente, la Hercules K 125 BW MKII, también conocida como Hercules K 125 Military utilizaba una horquilla telescópica delantera y un faro cuadrado, además de otros cambios menores, entre los que destacamos el encendido Motoplat que le permitía prescindir de batería o los intermitentes que ya no estaban en los extremos del manillar. La última versión es la Hercules K 180 Military, con un motor más potente que llegaba a los 17 CV y un peso que ascendía hasta los 135 kg.

A destacar el escape elevado por la parte derecha, con rejilla de protección anticalórica, las defensas laterales a la altura de las estriberas, las barras de protección para el faro que servían a su vez para anclar pequeñas bolsas o el ya mencionado transportín pegable trasero. Aunque no lo hemos mencionado, en ambos ejes se recurrían a sendas llantas de radios de 18 pulgadas, con neumáticos todoterreno en medidas 1,60″ delante y 3,25″ o 3,5″ detrás.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.