Moto del día: Honda Ape 50

Moto del día: Honda Ape 50

Una moto muy mona


Tiempo de lectura: 2 min.

Continuamos con nuestra particular saga dedicada a las minimotos, esas que tanto gustaban en Japón hace años. Hoy vamos a hablar de una moto de talla pequeña, pero suficiente para que un adulto pueda montarla sin problemas. Después de la Honda Monkey, llegó la Honda Ape.

Para los que dominéis el idioma de Shakespeare sabréis que ape significa simio, mientras monkey puede traducirse por mono, cosa que en zoología no es lo mismo. De la misma forma, la Honda Ape evoluciona sobre la Monkey, convirtiéndose en un ciclomotor mucho más refinado.

Su historia comienza en 2001, cuando Honda abre el “Proyecto N” que daría a luz a este nuevo modelo. Para ello partieron de la base de la minimoto de enduro Honda XR80R, aprovechando su chasis y motor, y cambiando el resto, para darle un aspecto más urbano y homologable para circular por la ciudad. Se fabricaron dos variantes, una de 50 cm3 denominada BA-AC16 y otra de 100 cm3 llamada BC-HC07.

Podríamos esperar un cambio de variador continuo, pero no es así. Honda equipó esta pequeña moto con una caja de cinco marchas, lo que hacía que su baja potencia fuese mucho más aprovechable

Su bastidor de cuna abierta emplea el motor con parte estructural. Este motor es un monocilíndrico de 49 cm3 denominado AC16E, con unas dimensiones de 42,0 mm de diámetro y 35,6 mm de carrera y una relación de compresión de 9,2 a 1. El suministro de combustible corría a cargo de un carburador simple y ofrecía un rendimiento de 3,7 CV a 7.500 rpm y 3,6 Nm de par a 6.500 rpm. Una potencia modesta, pero suficiente para mover a una persona a velocidad moderada.

En cuanto a suspensión, equipaba doble horquilla telescópica delante y brazo basculante con monoamortiguador detrás. Los neumáticos, de un ancho muy generoso, eran de medidas 120/80-12 54J para todos los modelos, contando con un ángulo de lanzamiento de 28º y un avance de 89 mm. Sus frenos de tambor en ambos ejes, eran más que suficientes para detener sus 84 kg de peso con seguridad y su asiento quedaba a 715 mm del suelo, algo pensado para que un adulto pueda utilizarla sin problemas.

Estuvo en producción desde 2001 hasta 2017, cuando finalizó su fabricación. En ese tiempo se lanzaron diversas actualizaciones, tanto de colores como de motor, para cumplir con las cada vez más exigentes regulaciones sobre emisiones, pero manteniendo inalterado su espíritu de ser una moto pequeña, sencilla y manejable, pero muy capaz.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.