Moto del día: Honda CT 50 MOTRA

Moto del día: Honda CT 50 MOTRA

La pequeña moto preparada para cualquier eventualidad


Tiempo de lectura: 3 min.

Nos podríamos pasar horas alucinando con modelos desconocidos que Honda ha ido lanzando a lo largo de los años, sobre todo aquellos de pequeña cilindrada que únicamente se vendieron en Japón. Un buen ejemplo es la Honda CT 50 MOTRA. He de reconocerlo, cada vez que veo alguna imagen de ella no puedo dejar de sonreír ligeramente porque me transmite buenas vibraciones (y no en sentido literal). Que no te deje engañar su tamaño o su motor, porque ahí donde la ves era una moto de lo más capaz.

¿Por qué Honda CT 50 MOTRA? Pues porque el nombre hacía referencia claramente al modelo en cuestión. O al menos estaba claro para ellos, porque si no nos lo explican, realmente no lo tendríamos tan claro. El significado de CT ya lo conocemos, pues os lo explicamos no hace demasiado, cuando hablamos de la Honda CT 125. CT significa Cub Trail, es decir, que se trata de un modelo derivado de la Honda Cub pero en este caso con orientación off road.

50 es la cilindrada del motor (realmente 49 cc) y MOTRA es un acrónimo derivado del las palabras Motorcycle-Truck. Bueno, no directamente porque si no sería MOTRU pero Honda escogió el vocablo japonés de “Truck” que es “Torakku” y de esta forma compuso la palabra MOTorcycle-ToRAkku. Un poco enrevesado, es cierto, pero realmente se trataba de una moto-camioneta por su capacidad de carga y la posibilidad de circular por casi cualquier terreno.

Honda Motra 03

La Honda CT 50 MOTRA solamente estuvo disponible entre 1982 y 1983. Destacaba la ausencia de prácticamente cualquier elemento superfluo, por lo que no había espacio para piezas que no resultasen útiles y al mismo tiempo resistentes. El chasis tubular estaba a la vista (como en la Honda Zoomer/Ruckus posterior) y a él se anclaba el motor de 49 cc y cuatro tiempos de la Cub que era capaz de rendir 4,5 CV a 7.500 vueltas y 4,5 Nm a 5.500 RPM. No eran cifras espectaculares, pero para una moto que pesaba 76 kg eran suficientes para moverla con soltura aunque estuviese cargada hasta los topes.

Porque precisamente una de sus bazas era la posibilidad de llevarse media casa a cuestas. Las ruedas de pequeño diámetro con neumáticos de tacos de gran balón (medidas 5.40-10), unas suspensiones firmes y sendas parrillas portaobjetos situadas delante del manillar y detrás del asiento permitían auténticas locuras. Los frenos eran de tambor en ambos ejes.

Pero no quedaba aquí la cosa, porque la Honda CT 50 MOTRA montaba una ingeniosa caja de cambios de tres velocidades denominada “3×2”, porque incluía reductora. Así que podías seleccionar tres marchas normales u otras tres mas cortas para cuando el terreno era muy agreste. De esta forma podía ascender por pendientes de hasta 23º, que traducido para que nos entendamos, equivale a una pendiente de más del 42 %. La carretera más empinada del mundo es Ffordd Pen Lleche (situada en Gwynedd, Gales) y su pendiente es menor, 37,45 % (unos 20º).

Si no tenías prisa, el consumo no era un problema (1 l/100 a 30 km/h) con lo que superabas los 400 km de autonomía a pesar de que el depósito tenía una capacidad de 4,5 litros. Sin duda, una pequeña gran moto.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.