Moto del día: Honda Gold Wing GL 1500

Moto del día: Honda Gold Wing GL 1500

Un coche con dos ruedas


Tiempo de lectura: 2 min.

La moto de hoy tiene una larga historia a sus espaldas: nada más y nada menos que 44 años desde que se produjo el primer modelo en 1974. Hablamos de la Honda Gold Wing, destinada a realizar viajes largos cómodamente, y que por su envergadura más bien parece un coche al que han quitado dos ruedas. Incluso como los coches, dispone de marcha atrás.

La versión de la que hablaremos hoy será la cuarta generación de tan exitosa saga. Supone un salto de diseño muy significativo respecto a las anteriores, pareciendo una moto más moderna y grande. Cómo no, los objetivos a la hora de diseñarla eran sobre todo la suavidad y el silencio.

Por ello se optó por un motor muy bien equilibrado, un bóxer de seis cilindros y 1.520 cm3 -ya os decía que parecía un coche- cuya alimentación se realizaba por carburador. Este motor producía 100 CV a 5.200 rpm y 150 Nm de par a 4.000 rpm, un rango más parecido a los coches que a las motos. La caja era de manual de cinco velocidades y marcha atrás eléctrica. La suspensión delantera disponía de una horquilla con anti-hundimiento, para mejorar las sensaciones a la hora de frenar. Hablando de frenos, disponía de doble freno de disco delantero de 285 mm y un solo disco en la parte de atrás.

El “bicho” pesaba nada más y nada menos que 360 kg en vacío, así que no esperéis prestaciones de infarto: lograba alcanzar los 159 km/h de máxima y llegaba a 100 km/h desde parado en unos 5,4 segundos, una eternidad si lo comparamos con otras motos.

El equipamiento era muy abundante, incluyendo radio con altavoces frontales, intercomunicador, o calefacción en los asientos. Por cierto, los asientos se parecían bastante más a los de un coche, sobre todo el del pasajero.

Esta moto se producía en la planta de Honda en Ohio, Estados Unidos, desde el año 1974 hasta el 2009, cuando se movió la producción a Japón. Hasta ese momento habían salido de la planta americana más de un millón de motocicletas. Actualmente Honda ha renovado el modelo, lanzando la sexta generación de la Gold Wing con el modelo GL 1800. Larga vida al ala de oro.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gonzalo Lara Camarón
Invitado
Gonzalo Lara Camarón

Hace unos años “odiaba” la Goldwing. Me parecía algo así como la “anti moto”. Pero a medida que he ido conociendo más de ella, de su tecnología, de sus peculiaridades y de su “cultura” la verdad es que me está picando el gusanillo. Es toda una obra de arte sobre dos ruedas que tantos gadgets y equipamiento puedan caber ahí.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!