Menu

Moto del día: Ducati Desmosedici RR

La MotoGP de calle

Moto del día: Ducati Desmosedici RR

La moto de hoy es quizá lo más bestia que se puede llevar por la calle, si queremos las mismas sensaciones que tienen los pilotos de MotoGP: la Ducati Desmosedici RR. Nacida para las carreras, el fabricante de Bolonia decidió fabricar una serie limitada para la calle, manteniendo en lo posible las especificaciones de la moto utilizada en circuito, la Ducati Desmosedici.

Todo comenzaba en 2001, cuando Ducati anunció su debut en el campeonato del mundo de MotoGP. Inmediatamente Filippo Preziosi se puso manos a la obra para crear la mejor moto de competición. Así, dos años después, en 2003, la marca lanzaba su moto de competición, la Ducati Desmosedici. Desde el inicio la moto fue muy rápida y manejable, y llevó a Loris Capirossi a la victoria en el GP de Cataluña de 2003.

Federico Minoli, CEO de Ducati en ese momento, se vino arriba por la victoria y anunció en 2004 la producción de la versión de calle de la Desmosedici, la Desmosedici RR, que se iniciaría en 2006.

La moto equipaba un motor V4 de 989 cm3 con distribución desmodrómica, que producía una potencia de 197 CV a 13.800 rpm y 116 Nm de par a 10.500 rpm, unas cifras brutales. Disponía de amortiguadores Öhlins, tanto en la horquilla delantera como en el basculante trasero, así como frenos Brembo de disco, con dos discos de 330 mm delante y uno de 240 mm detrás y llantas forjadas de magnesio. Tenía una batalla de 1.430 mm y un peso de 171 kg en vacío. Con esta configuración, la moto alcanzaba los 303 km/h y aceleraba hasta 100 km/ desde parado en tan solo 3,2 segundos. Si continuabas acelerando, llegabas a 200 km/h en 7,4 segundos. Una aceleración salvaje.

Se produjeron únicamente 1.500 unidades, a un precio de unos 66.000 euros, que incluía tres años de revisiones y un kit de carreras, con escape y ECU específica, lo que la convirtió en una moto muy exclusiva, digna de ser objeto de colección. Si queréis saber más sobre la historia de este fabricante, podéis visitar la parte 1 y parte 2 de este gran artículo de Jesús Juan.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.