Moto del día: Honda P50

Moto del día: Honda P50

Una receta súper sencilla con motor de cuatro tiempos


Tiempo de lectura: 3 min.

La Honda P50 fue unos de los primeros ciclomotores que desembarcaron desde el País del Sol Naciente en el mercado europeo en 1966. Si bien las aplicaciones técnicas del conocimiento adquirido en el mundo de la competición son discutibles en esta máquina, lo cierto es que cumplía con lo que se esperaba de ella: era sencilla, fiable y práctica.

También conocida como Honda P25 en otros mercados, es una moto importante en la historia de Honda. La P50 introdujo a mucha gente en el mundo de los cuatro tiempos japoneses por primera vez, y también fue el último ciclomotor de la compañía en hacer gala de esta configuración mecánica. En su día se decía que era superior a cualquier otra moto europea de su categoría.

Su diseño es especialmente limpio, con unas líneas que poco se alejan de las de una bicicleta. Un chasis de acero de un solo tubo se encargaba de dar vida a todo el vehículo. Un conjunto bastante pequeño, pues apenas medía 1.670 mm de largo y el asiento se quedaba a una altura de 790 mm. Tan solo disponía de un muelle en el eje delantero, por lo que su comodidad quedaba limitada por la espuma del sillín, ajustable en altura.

Honda P50 James May 2

Su sencillez es fácilmente perceptible. El único parámetro visible era la velocidad, con un odómetro sobre el faro

Toda la mecánica quedaba escondida tras una carcasa con forma de cubo sobre la rueda posterior, así como otros componentes que abrazaban dicha rueda por el lado izquierda. Su pequeño propulsor de 49,3 cm3 y un solo cilindro refrigerado por aire era capaz de generar 1,4 CV de potencia máxima a 5.000 RPM y 2,5 Nm a 2.800 RPM. Asociado a una caja de cambios continuamente variable (CVT) era capaz de alcanzar una velocidad máxima de 40 km/h.

La lubricación del bloque motor se hacía desde la parte inferior de la biela, y subía hasta la tapa de balancines y el árbol de levas a través de un circuito guiado. Las válvulas de la cámara de combustión apenas contaban con 15 mm de diámetro, con un resorte cada una. Al final, se conseguía una relación de compresión razonablemente alta, de 9:1.

Con un peso en seco de 45 kilos, no se desenvolvía demasiado mal, especialmente por las calles de los pueblos y ciudades. Los frenos eran de tambor en ambos ejes. El encendido del ciclomotor japonés fue provisto de un magneto de manillar que las utilizaba bobinas de iluminación con puntos de contacto tradicionales que activaban otra bobina externa protegida dentro del chasis. Gracias a una pequeña bujía de 10 mm, se proporcionaba la chispa necesaria para la ignición.

Honda P50 James May 1

El depósito de combustible de 2,5 litros de capacidad de la Honda P50 estaba ubicado sobre el guardabarros trasero, y no era necesario mezclar el aceite con la gasolina cada vez que se rellenaba por su condición de ciclomotor de cuatro tiempos. La mayoría de los scooter equipados con pedales eran de dos tiempos, pero a Soichiro Honda no le agradaba el elevado tono que emitían sus mecánicas al subir de vueltas.

Honda llegó varios accesorios opcionales para la P50 que la hacían aún más práctica para los trayectos del día a día. Se podía montar una cesta de alambre sobre el guardabarros delantero, un soporte para montar un faro alimentado por una batería auxiliar, un protector térmico para el tubo de escape y un juego de intermitentes. En 1968, la Honda P50 acabaría siendo sustituida por la PC50.

La unidad de las fotos corresponde a la P50 que tenía el celebérrimo James May, parte del trío histórico de presentadores de Top Gear (ahora The Grand Tour). Fue subastada por Bonhams y adjudicada por 1.684 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.