Moto del día: Honda RC 149

Moto del día: Honda RC 149

Una excepcional 125 y cinco cilindros


Tiempo de lectura: 3 min.

Empieza el año, y con él nuevas Motos del día para su cognición y entretenimiento, amigo lector. Es difícil elegir una moto para abrir 2019, pero qué mejor que traer un modelo con mucho espíritu RACER, una maravilla técnica con más de medio siglo que aún nos despierta emociones y pasiones.

Los precedentes de lo que actualmente conocemos como MotoGP se remonta casi a los orígenes del motociclismo per se. En la actualidad, la normativa en el mundo de la competición ha estancado en gran parte la imaginación e innovación de los ingenieros. Sin embargo, en la década de los sesenta no era así. La Honda RC 149 es un claro ejemplo de una época donde la técnica y los experimentos brillaban por su variedad.

La filosofía era sencilla: fabricar la mejor octavo de litro y lograr cruzar en primer puesto la bandera a cuadros. Honda es una firma que siempre se ha caracterizado por demostrar su superioridad técnica sobre las dos ruedas. En 1961, 1962 y 1964 ganó los títulos mundiales de 125 cm3. Pero los motores de dos tiempos empezaron a pisar fuerte. Para extraer el mismo rendimiento en un propulsor de cuatro tiempos, el régimen de giro ha de aumentar sustancialmente.

Honda respondió en 1965 a esta nueva oleada con la RC 149. ¿Cómo? Con más cilindros. Cinco, para ser exactos. 24,884 cm3 por cilindro, menos de lo que cubica un vaso de chupito. Los ingenieros nipones habían conseguido ir más allá de lo convencional con un motor de reducidas dimensiones y alto giro: 35,5 mm de diámetro por 25,14 mm de carrera que daban como resultado una línea roja situada en las 21.500 vueltas. Cada cilindro contaba con cuatro válvulas y una bujía en el centro.

Manipular este motor era una ardua tarea. Cualquier dedo de un ser humano es demasiado grande para meter mano

Los cilindros estaban dispuestos en dos bancadas con cigüeñales independientes unidos mediante engranajes. Una con tres cilindros y muñequillas separadas a 120 grados y otras con los dos cilindros restantes calado a 180 grados. Un propulsor construido como dos motores independientes, pero sincronizados entre sí. Con un peso de tan solo 85 kilos, los 34 CV de potencia podían lanzar la moto a más de 200 km/h.

Eso sí, hasta las 17.000 vueltas no llegaba el torrente de potencia, y el par máximo no hacía lo propio hasta las 20.500 RPM. En consecuencia, Honda montó una caja de cambios de ocho velocidades. Una proeza para el piloto tener que llevar el motor siempre en el régimen óptimo de funcionamiento. En 1966, el suizo Luigi Taveri logró alzarse con el Mundial de 125 cm3 con 20 segundos de ventaja frente al siguiente clasificado en el GP de Checoslovaquia.

Desafortunadamente, su vida fue muy corta. En 1967, la Federación Internacional de Motocilismo (FIM) prohibió a esta categoría emplear más de cuatro cilindros -en 50 cm3 se limitó a dos-. Honda abandonó el desarrollo de este motor y se retiró de la competición durante una década.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Javier Costas
Suscriptor

Para que luego digan que las 125 no andan grin Sería curioso ver una prueba gases de ese aparato.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.