Moto del día: Honda Rune

Moto del día: Honda Rune

Una custom muy especial


Tiempo de lectura: 2 min.

En realidad la moto de hoy no se llama así, sino Honda Valkyrie Rune, siendo una edición especial de esta custom japonesa realizada en 2003. En el deseo de Honda de mejorar su moto custom para competir en el mercado norteamericano, lanzó este modelo con una estética muy parecida a esas Harley Davidson grandes.

La idea era trasplantar el motor de la Honda Goldwing en una moto que cubriera el nicho custom en Estados Unidos. De hecho esta Rune se fabricaba en Marysville, Ohio. El diseño proviene de un prototipo que la marca presentó en el Salón de Tokio de 1995, la Honda Zodia, y que resulta muy similar al producto que final salió al mercado. Antes de esto, se realizaron cinco prototipos más durante seis años, que fueron dando forma a la Honda Rune.

Durante estos prototipos, se encontraron con un desafío en el diseño: el radiador era tan pequeño, que no era capaz de disipar todo el calor necesario. Los diseñadores no tenían intención de cambiar la estética, así que los ingenieros tuvieron que encontrar un radiador ultraeficiente de forma curvada, que cumpliese con los estándares requeridos por la marca.

Como vemos, se trata de una moto muy grande, ancha y larga -2.557 mm-, que incorpora un motor bóxer de seis cilindros y dos válvulas por cilindro, que rinde 118 CV a 5.500 rpm y 167 Nm de par a 4.000 rpm. Con 367 kg, se trata de una moto bastante pesada, pero que es capaz de alcanzar los 198 km/h.

Tal vez un detalle interesante sea su suspensión delantera, de doble brazo y muy similar al concepto de Confederate, los que la han conducido comentan que se trata de un sistema muy progresivo que aporta mucha confianza a la hora de afrontar las curvas.

Sus cromados abundantes, los guardabarros, su manillar retrasado, el asiento atrás y bastante bajo -691 mm-, y sus neumáticos anchos de medidas 150/60 R18 delante y 180/55 R17 detrás, aportan esa estética rotunda que tanto gusta al público norteamericano.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea