Subastada una pieza de la historia del cine: Harley Davidson Fat Boy de 1991

Subastada una pieza de la historia del cine: Harley Davidson Fat Boy de 1991

Más de medio millón de dólares por la moto de Terminator 2


Tiempo de lectura: 2 min.

La gran pantalla y el mundo del motor es una de esas parejas que rara vez fallan: Eleanor de “60 Segundos”, el Escarabajo de “Herbie”, el DeLorean DMC-12 de “Regreso al Futuro” o el Cadillac Miller-Meteor de “Los cazafantasmas”, por nombrar solo algunos ejemplos. Existen multitud de coches que adeudan su fama en una película. En la historia del cine, sin embargo, no solo hay coches, sino también vehículos de dos ruedas. Uno de los ejemplos más famosos es la Harley Davidson Fat Boy de 1991 que actuó en “Terminator 2: el juicio final”, conducida por el robot más “majo” de Skynet, Arnold Schwarzenegger, dobles de acción aparte.

La Fat Boy utilizada para las escenas vistas en el film tiene tan solo 620 km en su odómetro y algunos arañazos a pesar de contar a sus espaldas con 27 años y el peso de un T-800. La estimación inicial era de 200 a 300 mil dólares, pero la cifra se superó con creces al participar en una de las películas más conocidas de la historia del cine. Esta moto estuvo entre los lotes de la subasta de “Icons & Legends of Hollywood” y acabó vendiéndose por 520 mil dólares, cerca de 450.000 euros al cambio.

La motocicleta en cuestión es la misma que ha grabado algunas escenas de la película, entre las cuales una de las más famosas es aquella en la que el joven John Connor es perseguido por un canal de desagüe del Valle de San Fernando, Los Ángeles (California, EE. UU.). Sin embargo, aparte de algunos arañazos causados durante el rodaje, la moto se mantiene en excelentes condiciones y, eso unido a su bajo kilometraje, la han convertido en un dulce demasiado jugoso para ser ignorado.

Diseñada a finales de los años ochenta por Willie G.Davidson, nieto de uno de los dos fundadores, la Fat Boy se ha convertido rápidamente en un icono de la moda gracias a sus anchas ruedas, las flechas unidas a la parte inferior del manillar, los guardabarros haciendo alusión al estilo de los años cuarenta o su característico motor de dos cilindros en uve. La posición de conducción erguida, con las piernas y los brazos extendidos para agarrar los grandes manillares, era una de las características distintivas.

Esperemos que su nuevo dueño la use más -y con más delicadeza- que en el rodaje de la película y no tenga que decir “Sayonara, baby” a la calle en favor de mantenerse guardada en un garaje.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!