Moto del día: Honda XR 400 R

Moto del día: Honda XR 400 R

Un punto equilibrado dentro de un segmento plagado de saltos


Tiempo de lectura: 5 min.

Para mediados de los 90 las marcas japonesas colmaban el mercado de las dos ruedas con motocicletas como la que hoy te traemos, la Honda XR 400 R, una mezcla de enduro y moto para todo que servía a un gran nicho de mercado para cubrir todas sus necesidades. Además, y aparte de esta versión de 400 cc, por aquellas fechas la marca nipona disponía de la XR 600 R, que ya te mostramos, así como en 125, 200 o 250 cc.

Pero centrándonos en esta variante de casi 400 cc, que se mantuvo en vigor desde 1996 hasta el año 2005 sin apenas cambios, más allá de ir retocando la estética de esta, te podemos decir que aún a pesar de contar con un propulsor monocilíndrico de cuatro tiempos y por debajo del medio litro, se comportaba de una manera ágil y precisa, dentro y fuera de las pistas de tierra.

Para ello Honda dispuso de un equipamiento sencillo, pero eficaz, buscando ante todo la polivalencia, pero sin olvidar para lo que estaba creada aquella enduro. Esto, unido a un peso con todos los llenos de apenas 145 kilogramos, así como unas cotas muy compactas, donde la distancia entre ejes quedaba en apenas 1.425 mm, nos daba una idea de la facilidad de manejo de esta japonesa.

La Honda XR 400 es la muestra de que a veces menos es más, gracias a unas cifras de potencia suficientes y un comportamiento a un gran nivel en cualquier circunstancia

No solo eso, el propulsor, asociado a un cambio de cinco relaciones, empujaba con brío y contundencia a medio y bajo régimen, ofreciendo unos notables 34 CV a 6.500 RPM, con un par máximo final de 33 Nm a 5.500 RPM, logrando alcanzar una velocidad máxima de 137 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en poco más de 9 segundos. No obstante, resulta evidente en este tipo de motos las prestaciones puras no es algo esencial en su escala de prioridades.

La alimentación corría a cargo de un carburador Keihin con 36 mm de paso, la refrigeración era por aire forzado y el embrague de tipo multidisco en baño de aceite. Como punto negativo hay que apuntar que el arranque era mediante patada, prescindiendo del sistema eléctrico, algo que también ocurría en la versión de 600 cc.

Por otro lado, la parte ciclo acompañaba al conjunto general, primeramente por su contenido peso, además de una rigidez notable gracias a un bastidor en acero tubular con simple cuna desdoblada, apoyado en un basculante trasero en sección rectangular, pero esta vez fabricado en aluminio.

Honda XR 400 R 2000

Honda XR 400 R (2000)

Una buena parte ciclo a la medida y un propulsor solvente eran las cartas de presentación de esta enduro 400

 

De otro lado estaban las suspensiones, que sin ser de las denominadas Top cumplían perfectamente con su cometido, disponiendo de una horquilla convencional de cartucho con barras de 43 mm. Eso sí, contaba con regulación tanto en compresión como rebote y un recorrido máximo de 280 mm, siendo Showa el encargado de suministrarla, al igual que su monoamortiguador con sistema Pro-link y también regulable en diversos modos y posiciones, disponiendo de 300 mm libres entre topes.

La frenada era similar en cuanto a gama con respecto al equipo de suspensiones. Para esta ocasión la marca del ala dorada echaba mano de la de su hermana mayor de 600 cc, con un disco único de 256 mm de diámetro y pinza de dos pistones en el eje delantero y de 220 mm, y pinza monopiston en el trasero, ambos instalados en las llantas de radios y calzadas con neumáticos 80/100 R21 delante y 110/100 R18 detrás.

El equipamiento, como era de esperar, estaba conformado por un conjunto de elementos más bien espartanos, donde destacaban los cubremanetas del manillar, protectores de tipo fuelle en las barras de horquilla o un velocímetro con cuentakilómetros total y parcial graduado hasta los 160 km/h, junto a una tira de testigos luminosos a la derecha de este.

Honda XR 400 R 2001 1

Honda XR 400 R (2001)

Entre las curiosidades de este modelo estaba que su coste era algo mayor que el de su hermana de 600 cc, dado quizas por lo vetusto de esta última

Con un precio de salida de 951.000 pesetas en 1996, curiosamente costaba 1.000 “duros” (5.000 pesetas) más que su hermana mayor, algo que se mantuvo así siempre hasta que la versión de 600 cc desapareció para darle paso a la nueva variante la XR 650 R, con la cual se mantuvo dentro de la gama de Honda hasta comienzos del año 2005, momento en que la marca japonesa dejó de fabricar la XR 400 R.

En la actualidad podemos encontrar unidades de esta enduro por precios que oscilan entre los 1.500 y los 3.500 euros, dependiendo de su año de fabricación, kilometraje y estado, siendo una buena alternativa para todos aquellos que busquen una motocicleta polivalente para el día a día, con la que poder divertirse fuera de la carretera en pequeñas escapadas, y con la que a buen seguro disfrutareis de sus virtudes “endureras”.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Honda XR 400 R con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.