Moto del día: Kawasaki Balius ZR 250

Moto del día: Kawasaki Balius ZR 250

Genética deportiva en una naked de aspecto clásico, pero para uso y disfrute de los japoneses


Tiempo de lectura: 3 min.

Seguro que en alguna ocasión habéis escuchado hablar de las rabiosas motos japonesas de 250 cc y cuatro cilindros que durante los 80 y 90 hicieron las delicias de las carreteras japonesas. Con propulsores capaces de subir hasta cerca de las 19.000 vueltas, eran réplicas a pequeña escala con un motor que más parecía una pieza de relojería.

Pero a estos motores supieron sacarle más partido, incluso vestidas de aspecto clásico. Y un ejemplo perfecto es la poco conocida (al menos aquí) Kawasaki Balius ZR 250. La Kawasaki Balius ZR 250 está hermanada directamente con la Kawasaki ZXR 250, que fue el modelo que estreno el rabioso propulsor tetracilíndrico.

Debemos pensar que es como tener entre las piernas cuatro pequeños motores de ciclomotor (cada cilindro cubica poco más de 60 cc), con 16 válvulas diminutas y todo creado para ofrecer el máximo rendimiento. Con unas dimensiones internas de 48×34,5 mm, refrigeración líquida y una compresión elevada (12,2:1), declaraba una potencia de 45 CV a 15.000 vueltas.

Kawasaki Balius ZR 250 02

Fotografía: Autoby

Estos datos corresponden a los primeros modelos (A1 y A2) que fueron comercializados en 1991 y 1992. Posteriormente, y para las versiones desde la A3 a la B4 (1993-2000), el motor rebajó su potencia a los 40 CV debido a cambios de normativa. En 2001 (B5), y hasta el fin de su vida comercial en 2007 (B7F), el motor fue renovado completamente. Sus cotas internas pasaron a ser de 49×33,1 mm, y la potencia de nuevo decreció ligeramente (39,5 CV a 14.000 RPM).

Como os imaginaréis, un cuatro cilindros de esta cilindrada no destaca por su par máximo. En las primeras versiones era de 25,49 Nm a 11.500 RPM para luego pasar a 23,53 Nm a 10.000 RPM. En su última evolución, la banda de entrega se estrechó, dando 20,59 Nm a 13.000 vueltas. Entre el par máximo y la potencia máxima solamente había un millar de vueltas.

La alimentación corría a cargo de cuatro carburadores Keihin CVKD de 30 mm, y que poner a punto debía ser una locura. Con esta potencia y un peso de 163 kg con todos los llenos, la velocidad máxima era de 170 km/h gracias a su caja de cambios de seis velocidades.

Kawasaki Balius ZR 250 01

Fotografía: Autoby

Al igual que el motor, el chasis de la Kawasaki Balius ZR 250 cambió de la primera generación (91-96) a la segunda (97-07). Si os fijáis por los años, el motor fue compartido por ambos modelos. En ambos teníamos como estructura principal un chasis tubular de acero (doble viga de aluminio en la ZXR). El basculante con la tecnología Kawa Uni-Track era de aluminio, pero empezó con un monoamortiguador para, posteriormente, montar una mucho más bonita y clásica pareja de amortiguadores con depósito separado tipo piggy-back.

A nivel de parte de ciclo, nos deleitaba con una horquilla telescópica de 39 mm, un disco de freno delantero de 300 mm con pinza de dos pistones, otro trasero de 230 mm (monopistón) y ruedas en dimensiones 110/70 y 140/70, ambas en 17″.

El depósito de gasolina empezó siendo de 15 litros, para pasar a 14 litros en la segunda generación. Y lo mejor, una doble esfera de instrumentación con la aguja del tacómetro que rozaba la zona roja en las 19.000 (!!!) vueltas. Pero lo mejor es que escuchéis a la Kawasaki Balius ZR 250 aullando en el siguiente vídeo.

Nota para los más freaks: el nombre de Balius se refiere a Balio, uno de los dos caballos de Aquiles. ¿Sabéis cuál era el nombre del otro? Janto, es decir, la Kawasaki Xanthus 400 de la que os hablamos el otro día. Además de motos fantásticas, usan nombres históricos. Y si queréis ver una extensa galería de esta moto, los compañeros japoneses de Autoby (de dónde proceden nuestras fotos), hicieron una retro-prueba de una unidad de segunda generación.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea