Moto del día: Kymco Filly 125

Moto del día: Kymco Filly 125

El scooter taiwanés diseñado en clave femenina, incluso hasta el nombre ("potra")


Tiempo de lectura: 5 min.

Lo feminista está de moda, y prueba de ello es que algunas empresas empiezan a desarrollar productos pensados casi en exclusiva en la mujer. Y para ejemplo, un botón, como es nuestro protagonista de hoy, el Kymco Filly 125. Se trata de un scooter ideal para los poseedores del carné A1/B, donde la marca taiwanesa pone toda la carne en el asador en este aspecto y lo hace constatar en cada detalle, incluso en su catálogo de publicidad, editado en una coloración rosa chillón… cosas de la modernidad.

En cualquier caso, nos encontramos ante un scooter con un diseño a base de curvas suaves y redondeadas, donde se busca la ergonomía y comodidad de las féminas por encima de cualquier otro aspecto, ya sea en la posición de conducción, donde el sillín queda a una altura de 765 mm, o la base para apoyar los pies, totalmente plana y sin estridencias.

Sea como fuere, el Filly 125 se convierte en un scooter ágil y fácil de conducir, donde su propulsor monocilíndrico de 125 cc resulta bastante eficiente dentro de las grandes ciudades. Este lleva una culata de dos válvulas, refrigeración por aire y un sistema de inyección electrónica Synerject para su alimentación, con lo que logra alcanzar una potencia de 9,5 CV a 7.750 RPM y un par máximo de 9,6 Nm a 6.000 RPM.

Kymco Filly 125 1

El Kymco Filly 125 es la opción enfocada a las féminas por parte de la marca taiwanesa, gracias a unas líneas suaves y una ergonomía fuera de toda duda

La parte ciclo está compuesta de elementos sencillos, suficientes para las prestaciones que puede ofrecernos el propulsor. En ella encontramos una horquilla telehidraúlica montada sobre barras de 31 mm y de 80 mm de recorrido máximo. Atrás hace lo propio un monoamortiguador con 80 mm de utilización entre topes y regulable en precarga.

Si hablamos del equipo de frenado, este sigue la misma tónica de simplicidad y buen hacer, donde un disco de 180 mm y pinza de doble pistón trabajan en el eje delantero y un tambor de 130 mm en la rueda posterior, ambos asistidos por un sistema de ABS, poco habitual en scooters económicos. Todo el conjunto queda ensamblado sobre un chasis tubular en acero y apoyado sobre llantas de doble medida de 12 y 10 pulgadas, calzadas ambas con neumáticos 90/90 y 100/90, respectivamente.

Respecto a las cotas declaradas por Kymco, el Filly 125 cuenta con una distancia entre ejes de 1.240 mm, siendo las medidas máximas 1.803 mm de largo, 693 mm de ancho y 1.117 mm de alto, con un peso final en orden de marcha de 115 kilogramos. El depósito, por su parte, cuenta con una capacidad de 5,4 litros y el consumo homologado se sitúa en tan solo 2,4 litros cada 100 km, lo que además de cómoda y manejable, la convierten en muy económica de utilizar.

Kymco Filly 125 5

Pero si en algo destaca este scooter destinado a un uso ciudadano es en su buen nivel de acabados y prestancia al detalle. En él podemos encontrar por ejemplo iluminación LED, tanto en su faro delantero como en el piloto trasero. También un completo cuadro de instrumentos digital compuesto por una pantalla TFT y una línea superior de testigos luminosos. Gracias a él nos mantendremos informados mediante elementos como su velocímetro, cuentakilómetros total y parcial, cuentarrevoluciones, nivel de gasolina, reloj, etc.

Sencillez en sus componentes junto a un reducido consumo y la ya contrastada fiabilidad de la marca hacen de este scooter una buena opción para moverse dentro de las pobladas ciudades

Cabe mencionar otros detalles, como un hueco de gran tamaño bajo su asiento, donde podremos guardar desde un casco tipo jet hasta un ordenador portátil. En la guantera delantera también dispone de un gancho en el que podremos colgar objetos con un peso de hasta 3 kilogramos. Junto a él una pequeña tapa lateral nos conduce hasta el tapón de llenado de combustible, facilitando de este modo el acceso a este elemento que por lo general viene ubicado bajo el asiento.

Por último, y no menos importante, son otros accesorios que facilitarán el día a día a mandos del Filly 125, tanto para el piloto como pasajero. Entre ellos destaca su asa posterior o las estriberas laterales escamoteables con apertura mediante un tirador colocado bajo el sillín.

Kymco Filly 125 9

Todo queda rematado con un buen nivel de acabado, donde podremos optar entre tipos de coloración que encajaran a la perfección con el cromado de algunas de sus piezas -espejos retrovisores, asa posterior o cerquillo del piloto trasero-. De manera opcional la marca nos ofrece un baúl trasero y una parrilla portabultos.

El precio final en la actualidad de este Kymco Filly 125 se sitúa en los 2.699 euros, con el seguro a terceros incluido, y al que deberíamos de sumar el impuesto de matriculación. En el mercado de segunda mano encontramos unidades a partir de los 1.600 euros de ejemplares pertenecientes a la primera hornada de 2018, año en el que empezó su comercialización en nuestro país.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Kymco Filly con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam