Moto del día: Laverda 650 Sport

Moto del día: Laverda 650 Sport

El modelo nacido en el resurgimiento de la marca


Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando Laverda resurgió cual ave Fénix en los años 90, lo hizo con un planteamiento muy similar al de Ducati y sus modelos Supersport. LIgereza, buena parte de ciclo y un motor de dos cilindros. Incluso con el añadido de la inyección electrónica, dejando atrás los habituales carburadores. Sobre el papel la Laverda 650 Sport, su “nuevo” primer modelo, tenía que haber funcionado a las mil maravillas porque incluso el precio era realmente bueno. Sin embargo, la realidad fue otra y de nuevo Laverda se vio inmersa en la desaparición.

La Laverda 650 Sport fue el germen del que luego derivaría la Laverda Ghost y la Ghost Strike, de la que ya os hemos hablado. Y lo cierto es que en el resurgimiento, la jugada de la firma italiana fue muy inteligente, intentando mantener los costes lo más bajos posibles. ¿Y dónde se va normalmente el dinero? En el desarrollo del motor, algo que ellos sortearon hábilmente.

Laverda 650 Sport 02

Para ello utilizaron una base que conocían muy bien, nada menos que el motor de ocho válvulas de la Laverda Montjuic 500 de finales de los 70, pero subido de cilindrada hasta los 668 cc. Mantenía la refrigeración por aire, pero con sendos radiadores de aceite a los lados para mantener la temperatura bajo control. Sumaba además la inyección electrónica Weber-Marelli que, lejos de pensar que no funcionaría correctamente al estar la tecnología en pañales, lo cierto es que no dio mayores problemas.

El resultado fue simplemente fantástico, pues la Laverda 650 Sport conseguía nada menos que 70 CV a 8.000 vueltas y un par máximo de 60 Nm a 7.000 RPM, todo ello gestionado desde una caja de cambios de seis velocidades con un accionamiento muy preciso. Para ponernos en situación, daba 10 CV más que la Ducati 750 SS,  declarando solamente 180 kg en seco y una velocidad punta de 210 km/h.

Laverda 650 Sport 01

Pero Laverda no solo había conseguido dar en el clavo con el motor. El chasis diseñado por Nico Bakker, en combinación con una inmejorable parte de ciclo que estaba formada por unas suspensiones WP multirregulables, llantas Marchesini, frenos Bembo (2×320 mm con pinzas de cuatro pistones delante, 245 m y dos pistones detrás) y neumáticos Pirelli, hacía que fuese una delicia pilotarla, sobre todo a mitad del cuentavueltas.

Y es que incluso el precio en la época, ligeramente superior al de la Ducati 750 SS, hacía que su compra no fuese una locura en la que necesitases vender a tus hijos para hacerte con una. Pero la fama de Laverda no era muy buena, y los compradores para esta moto no abundaban. Tras dos años, el Grupo Zanini (propietario por aquel entonces) echo la persiana. Laverda cambió de manos, y la Laverda 650 Sport se siguió fabricando con el exceso de motores y algunos componentes que había en stock, pero se suele decir que estas ya no eran tan buenas y fiables como las de la primera generación.

Son motos que hasta hace no mucho no se vendían por demasiado dinero, como vemos en esta subasta de Bonhams, aunque a buen seguro que en los últimos años los precios han ido subiendo de forma constante. En este enlace, tenéis una extensa galería para ver la Laverda 650 Sport con todo lujo de detalles.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Laverda 650 Sport con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam