Moto del día: Laverda 500

Moto del día: Laverda 500

Estilo y rendimiento a la italiana


Tiempo de lectura: 3 min.

La historia de la marca Laverda empezó allá por 1873, con Prieto Laverda fundando su empresa dedicada a la construcción agrícola en Breganze (Vicenza, Italia), cuyas cosechadores se siguen produciendo hoy en día. Pero no fue hasta 1949 cuando su nieto Francesco decidió crear junto a sus hermanos Moto Laverda S.A.S. – Dottore Francesco Laverda e Fratelli, cuyo objetivo era la fabricación de motocicletas.

Durante muchos años, la marca se especializó únicamente en motos de cilindradas que oscilaban entre los 1.000 y 1.200 centímetros cúbicos, por lo que la empresa necesitaba cubrir el nicho de las cilindradas medias si quería seguir en el mercado ante la fuerte competencia. De este modo, en 1975 se presentó en el Salón del Automóvil de Milán una motocicleta que reunía las características de los modelos SF y 1000: un motor de dos cilindros DOHC que juntos sumaban una cilindrada de 497 cc con cuatro válvulas por cilindro, caja de cambios manual de seis velocidades, tres frenos de disco firmados por Brembo, encendido electrónico y arranque eléctrico.

Debido a problemas técnicos y logísticos, la Laverda 500 no fue puesta en venta en los concesionarios hasta 1977

Este bloque bicilíndrico refrigerado por aire contaba con dos carburadores de 32 milímetros Dell’Orto que generaban una potencia de 44 CV a 9.500 revoluciones por minuto y 44,7 Nm a 5.200 vueltas. Con un peso en seco declarado de 175 kilogramos, esta moto era capaz de cubrir el cuarto de milla en 14 segundos a una velocidad de 150 km/h. Si se le daba rienda suelta en una recta más larga, podía alcanzar los 172,5 km/h sin demasiado esfuerzo. Sin embargo, la delicadeza de su motor, su elevado consumo de gasolina (5,5 l/100 km de media) y su precio de salida, hacían de la Laverda 500 una de las motos de la categoría más caras de adquirir y mantener.

Laverda 500 Montjuic

Laverda 500 Montjuic

Tras 5.000 unidades construidas, la Laverda 500 (Alpine en el mercado británico y Zeta en el estadounidense) dejó de producirse en 1983

El éxito en competición de la Laverda 500 es destacable: fue primera de su clase y octava en la general en las 24 Horas de Montjuïc de 1978 con el equipo británico Davies, y ganó en el “Trofeo Laverda Fórmula 500” patrocinado por la Federazione Motociclistica Italiana (FMI). En consecuencia, Laverda presentó una edición especial de este modelo para celebrar las dos victorias, la Montjuic, con nuevo árbol de levas, escape deportivo, asiento individual y nuevo carenado.

Otros buenos resultados se obtuvieron en el Tourist Trophy. Durante la edición de 1980 de la carrera de la Isla de Man, siete Laverda ocuparon los primeros catorce lugares de la clasificación. Para el campeonato italiano TT2 de 1982 se construyeron diez Laverda 500 especialmente preparadas, con un aumento en la cilindrada a 596 cc (72 CV y 230 km/h de velocidad máxima), piezas de aleación de magnesio, depósito de combustible de fibra de vidrio y carenado.

Fotografía inicial: Ricard Llop (Flickr) CC BY

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!