Moto del día: Bultaco Astro

Moto del día: Bultaco Astro

Con las carreras de Flat Track como objetivo


Tiempo de lectura: 4 min.

A la hora de abordar el mercado una marca tiene diversas estrategias a su alcance. No obstante, siendo reduccionistas existen dos líneas generales que van en sentidos opuestos. Una es la de especializarse en un nicho de mercado, haciéndose fuerte gracias a un producto tan exclusivo como concreto. La otra es atreverse a diversificar la gama, lo cual plantea posibilidades de negocio pero también amplitud de miras en el diseño y la fabricación. En ese sentido, aunque Bultaco no pueda calificarse como marca generalista ya que su carácter es el de la competición sí contó con una gran versatilidad. Prueba de ello es la Bultaco Astro de 1971.

Una motocicleta fabricada en exclusiva para los Estados Unidos mediante la cual el fabricante español se atrevió con el Flat Track. Especialidad de origen americano en la que se corre derrapando generosamente sobre un óvalo de tierra de forma similar al Speedway. Eso sí, con más potencia y velocidad. Hecho que exige a los fabricantes proporcionar monturas de motor alegre, ruedas rotundas y ruido por doquier. Justo la suma de ingredientes con la que presentar un espectáculo masivo al gusto del público norteamericano.

Una categoría nacida del pertinaz gusto por modificar las creaciones de serie, las cuales eran trucadas para derrapar mejor hasta el punto de asumir los cambios como propios por parte de las marcas. Paradoja de la cual participó Bultaco. Diseñando bajo los parámetros aconsejados por sus importadores en los Estados Unidos la Bultaco Astro. Una motocicleta especializada que tuvo en el punto de mira poner en aprietos a las Harley-Davidson trucadas de la saga Sportster. Algo que consiguió hacer, siendo hoy en día una de las motocicletas más significativas en la historia del Flat Track.

Bultaco Astro, la bultaco americana

Aunque pensada para un ámbito tan específico como el de aquellas carreras en los Estados Unidos, la Bultaco Astro también se ha dejado ver en carreras de motocross. Un uso diferente para que el fuera diseñada, y en el cual el coetáneo modelo Pursang se mueve mucho mejor como prueban sus múltiples victorias en el Astrodome de Houston. No obstante, el creciente éxito de Bultaco más allá del Atlántico hizo que sus importadores reclamasen modelos concretos para especialidades nacionales. Así, en 1971 se lanzó la Bultaco Astro con una cilindrada de 244 cm3 a la cual seguirían multitud de versiones durante sus ocho años de vida comercial.

Así las cosas, la potencia original de 42 CV fue subiendo hasta los 50 CV con un comportamiento que exigía trabajar a alto régimen. Sólo así se sacaba todo el potencial de su monocilíndrico de dos tiempos afinado con una alta compresión. Además, y por lo que respectaba a las particularidades del Flat Track, la Bultaco Astro no montaba freno delantero. De esta forma sólo se equipó de freno a la rueda trasera, la cual lo montaba de disco siendo este modelo el único de la marca en hacerlo. Otra de las singularidades de la Astro, la cual tampoco tenía estribo ni apoyo en la parte izquierda.

Hecho que facilitaba el giro hacia este costado, esencial si tenemos en cuenta que las Flat Track se corren en un eterno óvalo donde no se hacen muchas más maniobras que el ir derrapando. Habilidad para la cual sirvió con éxito la Bultaco Astro, siendo rápidamente ganadora en multitud de carreras de la especialidad. Gracias a ello esta motocicleta española fue todo un éxito en los Estados Unidos, donde se tiene como uno de los modelos icónicos para narrar la expansión comercial de Bultaco más allá del Atlántico.

bultaco astro 4

Una historia de éxito que, sin embargo, quedó cercenada con el cierre de la empresa en 1983. Un triste final que no puede borrar el recuerdo de la Bultaco Astro como el modelo ganador pensado por y para América.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam