Moto del día: Malaguti Fifty Evolution

Moto del día: Malaguti Fifty Evolution

Cuando a Malaguti se le fue literalmente la pinza


Tiempo de lectura: 3 min.
Malaguti fue durante muchos años una especie de Bimota; una marca que no fabricaba motores, pero que convertía las motos en sueños. Prestaciones, ligereza e innovación eran sus máximas. Lo pudimos ver por ejemplo en el Malaguti Phantom Max 250, un scooter de 22 CV y solo 138 kg de peso. Pero con el Malaguti Fifty Evolution que os traemos hoy, creó una de sus motos más especiales. Siguiendo con las similitudes, algo así como la Bimota TESI, pero en 49 cc y preparado para deslumbrar en la puerta del instituto.

La familia Malaguti Fifty fue una de las más exitosas y longevas del fabricante de Bolonia. Vio la luz por primera vez en 1974 y estuvo a la venta hasta 1997 en más de una decena de versiones diferentes. Pero todos ellos tenían una característica en común, y era la combinación de un típico chasis monotubo de ciclomotor con un motor de marchas (no en todas las versiones). En Italia se les conocía como “Tubone”, y con él se buscaba llevar un paso más allá las prestaciones y capacidades.

El interior del tubo principal del chasis se utilizaba, en la mayoría de los Malaguti Fifty, para albergar el combustible. No así en el Malaguti Fifty Evolution, que se dejó para el aceite utilizado en la mezcla, y el depósito se pasó a la parte trasera, justo bajo el asiento, y con capacidad para 6,5 litros. Al conjunto se le acopló un motor Minarelli tipo AM3, con admisión de láminas al cárter y encendido electrónico. Con unas dimensiones de 40,3×39 mm, contaba con refrigeración líquida y una alimentación suministrada a través de un carburador Dell’Orto SHA 14/12B.

malaguti fifty evolution

La potencia no era muy elevada, pues estaba limitada por ley a los 1,5 CV y 45 km/h. De igual forma, la caja de cambios era de tres velocidades y no fue hasta 1994, un año después de presentar el Evolution, que se les permitió tener cajas de cuatro marchas. Pero todo esto era en teoría pues una vez quitada la limitación al motor, y con un poco de “ingeniería avanzada”, el motor Minareli saltaba hasta los 8 CV a 10.500 vueltas, con una pegada mucho mayor en su zona media y una velocidad máxima superior a los 80 km/h.

Lo cierto es que hasta aquí el Malaguti Fifty Evolution podría pasar por un ciclomotor normal. Pero fue entonces cuando los italianos hicieron magia. Para la parte delantera montaron un sistema de suspensión “alternativo” similar al de la Vespa, pero montada al revés. Con ello le permitía absorber mucho mejor los baches y ganar agilidad, aunque hacía que tuviese un aspecto raro.

Como si se hubiese dado un golpe y la horquilla estuviese metida para dentro. Detrás tampoco era un ciclomotor normal, gracias a su basculante monobrazo tubular y formas retorcidas. Tanto delante como detrás, montaba frenos de disco sobre llantas de 16 pulgadas.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Malaguti Fifty Evolution con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.