Moto del día: Mini Marcelino

Moto del día: Mini Marcelino

La moto de bolsillo para todos los públicos con sabor español


Tiempo de lectura: 2 min.

Esta motocicleta plegable se encuentra entre las más exitosas de la época, una moto que los chavales de los setenta seguro que conocen bien. De hecho, la primera toma de contacto de mi padre con una moto fue con una Mini Marcelino. Primera y única en verdad, porque fue sustituida por otro “bicilo”, pero sin motor. En España se fabricó bajo licencia entre 1969 y 1972, contando con dos versiones distintas: normal y Super.

La italiana Mini Marcellino fue fabricada originalmente por DMT (Dinamica Meccanica Tassinari) y se movía con un motor Franco Morini de 47,6 centímetros cúbicos que arrancaba “por tirón de pierna”. El bloque estaba montado en un bastidor rígido con una suspensión delantera muy limitada (por decir que tenía) y ruedas que se acercaban por diámetro a las de un patinete. El concepto nos recuerda mucho a la Honda Monkey.

La española Mini Marcellino fue construida por Emesto Palmieri Pirazzoli, un ex empleado de Ducati, en asociación con otros dos empresarios nacionales. Establecieron la compañía Dismave y utilizaron motores Ducati de 1,8 CV de potencia fabricados bajo licencia por Mototrans, empresa que también comercializó las innovadoras mini-motos. Para 1971, la versión Super aumentó su potencia a 2,2 CV gracias a un nuevo carburador, se suavizaron las líneas generales, e incluso se incorporó suspensión trasera y, opcionalmente, un cambio automático de tres velocidades.

Las primeras series se comercializaron como Mini Marcellino (con elle), y las últimas como Mini Marcelino (con ele)

La fábrica estaba en Sagunto, cerca de Valencia y, en total, se construyeron unas 3.700 de estas motillos a un precio de 13.060 pesetas (78,50 euros). No parece mucho, pero en la España de los sesenta un SEAT 600 costaba 68.100 pesetas (409,30 euros).

Fotografía: Pep Rovira (Wikimedia Commons) CC BY SA

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
LoseJuis
Invitado
LoseJuis

“Ay la mochillo, ay la mochillo, ay la mochillo…”


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea