Moto del día: Montesa Cota 25

Moto del día: Montesa Cota 25

Gracias a esta pequeña montura la marca catalana se inició en el mundo de las motos infantiles con el Trial como mercado


Tiempo de lectura: 4 min.

Más allá del interés que pueda suscitar por sí misma, la Montesa Cota 25 es una de esas máquinas capaces de testimoniar un determinado estado de las cosas. Pero vayamos por partes. Para empezar, ya en 1957 se estaban produciendo las primerísimas motocicletas adaptadas al campo por parte de los fabricantes catalanes. Prueba de ella es la Montesa Cabra de 1957. Una simple adaptación de la Brío de asfalto a los caminos, aunque al mismo tiempo responsable de ir creando un estado de ánimo proclive a no moverse únicamente sobre asfalto. Así las cosas, en 1961 el motociclismo campero tiene su pistoletazo de salida en la Península Ibérica gracias al I Trial de Viladrau.

Una prueba auspiciada por la Federación Internacional de Motociclismo, dando así mayor solvencia a los crecientes contactos establecidos entre los fabricantes catalanes y los pilotos británicos dedicados a las diferentes ramas del Off Road. De hecho, ya en 1959 se había producido la primera edición del Campeonato de España de Motocross, mientras que en 1965 se estrenaba el Campeonato Catalán de Trial como antesala al Nacional de 1968 con pruebas en Sagunto, Barcelona y Sierra de Navacerrada. Todas ellas ganadas por Pere Pi con su Montesa 250 Trial; un hito para la marca de Pere Permanyer, estrenando justo ese mismo año la Cota 247.

Llegados a este punto, no cabía duda sobre la gran atención que Derbi, OSSA, Bultaco y Montesa estaban desplegando sobre las monturas de Motocross y Trial. De hecho, para comienzos de los años setenta la conjunción de modelos camperos y mercado anglosajón ya había desplazado en importancia financiera a las carreras disputadas sobre asfalto. Más aún tras las desgraciadas muertes de Santiago Herrero con su OSSA Monocasco en el TT de la Isla de Man 1970 o Ramón Torras con la Bultaco TSS mientras competía una carrera menor en 1965. Acontecimientos que, junto al sino de los tiempos, iban desplazando el interés de los pilotos infantiles desde el asfalto hacia las sendas embarradas.

montesa cota 25 (3)

El Trial había ganado tanta popularidad que incluso una montura pensada por y para los niños encontraba un hueco comercial interesante, siendo en este caso una especie de Cota en miniatura

Montesa Cota 25, una Montesa para la chavalería

Según la fuente consultada, la Montesa Cota 25 aparece como la primera moto fabricada en serie con el público infantil como receptor. Y sí, podría ser. No en vano, esta máquina contaba con unas proporciones que la encuadraban en una horquilla de edad marcada entre los seis y los doce años. No obstante, lo cierto es que durante ese mismo 1971 en el que la Cota 25 vio la luz Bultaco estrenó su Tirón. Una adaptación infantil de las icónicas Sherpa, aunque no tan lograda como el modelo que hoy nos ocupa.

Para empezar, la Bultaco montaba el mismo conjunto sillín-depósito que la Sherpa T. De esta manera, su aspecto lucía seriamente desproporcionado al juntar en un mismo diseño elementos procedentes de una moto de adultos con otros creados en miniatura para una montura de niños. En contraposición a esto, la Montesa Cota 25 fue diseñada desde cero, creando una moto en la que la mayor parte de los elementos habían sido creados por y para ella teniendo en cuenta su tamaño.

Gracias a ello, mientras el peso de la Bultaco se elevaba hasta los 67 kilos el de la Montesa Cota 25 quedaba en 31. Obviamente, mucho más manejables para cualquier criatura infantil que no haya sido bendecida precozmente con los músculos de un haltera. Además estaba la cuestión de los neumáticos. Y es que, para 1971, aún no se fabricaban cubiertas con tacos para ruedas de 16 pulgadas. Realmente muy pequeñas.

montesa cota 25 (2)

El problema de los neumáticos con tacos se resolvió gracias a una colaboración con Pirelli para crear estos de 16 pulgadas

De esta manera, se tenían que montar neumáticos lisos. Sin duda una opción poco aconsejable cuando se quieren hacer malabarismos por superficies resbaladizas como la piedra, la hierba mojada o la senda embarrada. No obstante, mientras la Bultaco Tirón incorporó los neumáticos adecuados de forma tardía, la Montesa Cota 25 ya los tenía en 1972 gracias a la cooperación entre el departamento de innovación de Montesa – liderado por Pere Pi – y la fábrica de Pirelli en Manresa. Con todo ello, Bultaco tuvo con su modelo un éxito inversamente proporcional al logrado por Montesa con el suyo. Y eso que la mecánica de la Cota 25 se basó siempre – estuvo en fabricación hasta 1982 a través de cinco series – en un monocilíndrico de 48 centímetros cúbicos que empezó en 1,6 CV para tan sólo subir a 2 CV como máximo a partir de la segunda generación. Más que suficiente para aquellos pilotos precoces que encontraron en esta moto una réplica a su medida de la icónica Cota 247.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Tuazaf
Invitado
Tuazaf

Creo recordar, de esto hace años, que la Cota 25 llevaba un motor de 24.9 CC.
Hubo dos modelos: cota 25 A y cota 25 C. Una era de marchas (3?) y la otra era automática. Esta tenía 2 marchas q seleccionas con una palanca manual antes de iniciar la marcha. Marcha corta y marcha larga. El resto sería totalmente igual.
Saludos.

Josep Martinez
Invitado
Josep Martinez

Efectivamente el modelo de marchas llevaba un motor idéntico a la Cota 49 con 3 marchas de relación muy corta
Ideal para iniciarse en el mundo del trial.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.