Moto del día: NSU Sportmax

Moto del día: NSU Sportmax

Es la primera carreras-cliente con la que un equipo que no fuera oficial ganó el mundial de cuarto de litro


Tiempo de lectura: 5 min.

Especialmente a partir de los años setenta con motos como la Suzuki RG500 resulta bastante habitual ver a las llamadas piloto-cliente en lo más alto del pedestal. De esta manera, las mieles del éxito no sólo estaban reservadas a los equipos más potentes, pudiendo aspirar a las mismas cualquier pequeña escudería e, incluso, avezados pilotos particulares que se hacían a sí mismos las funciones de asistente en ruta y mecánico. No obstante, para los comienzos del campeonato mundial todo esto era realmente extraño. De hecho, hasta la séptima edición del mismo en 1955 no se produjo la victoria en la categoría del cuarto de litro de una piloto-cliente. Fue la NSU Sportmax comandada por Hermann Müller.

Además no nos estamos refiriendo a la victoria en un GP aislado, sino a la conquista del título de pilotos. Algo realmente meritorio, puesto que aún a día de hoy ésta resulta históricamente una hazaña bastante complicada si se quiere hacer fuera de los límites de un equipo oficial o, al menos, sin el apoyo externo pero decidido de una gran marca. Por ello Hermann Müller cuenta con un hueco de honor en la historia de los primeros tiempos del Campeonato del Mundo de 250. Sin embargo, su carrera empezó mucho antes llegando a pilotar incluso en lo que sería la antesala de la F1 moderna. Veamos.

Nacido en 1909, su primer despunte deportivo se produjo en 1932 al convertirse en campeón alemán de sidecar. Titulo complementado en 1936 al conquistar la victoria en el campeonato alemán del medio litro. Tras esto saltó al automovilismo, llegando a pilotar uno de los míticos Auto Union con motor central al tiempo que ganaba el GP de Francia en 1939. Sin duda el comienzo de la que podría haber sido una carrera a cuatro ruedas de lo más interesante, aunque finalmente truncada por la Segunda Guerra Mundial a la cual sobrevivió para regresar al mundo del motociclismo. Y eso que ya tenía una edad más o menos avanzada para el deporte. De hecho, cuando en 1955 se hizo con el título mundial del dos y medio sumaba 46 años. Una cifra que aún lo corona como el campeón más veterano en toda la historia del mundial.

nsu sportmax (1)

La saga de las Max fue una de las prolíficas para NSU en aquellos años, aunque en este caso las derivadas para los piloto-cliente apenas tenían nada que ver con las destinadas a los concesionarios usuales

NSU Sportmax, éxitos mecánicos y problemas con el carenado

A comienzos de los años cincuenta se lanzó la NSU Max. Uno de los diseños más celebrados de entre todos los producidos por la casa germana, contando con una larga vida en las carreras incluyendo diferentes cilindradas y disposiciones mecánicas según la variante escogida. Eso sí, al contrario de otras muchas motocicletas las diferencias entre las unidades de serie y las de carreras eran bastante notorias. De esta manera, para contar la historia de la NSU Max lo primero a tener en cuenta es hacia qué lado nos estamos decantando. En este caso, lógicamente, por el de las carreras-cliente.

Ya puestos en esta vía, la primera carreras-cliente derivada de la NSU Max fue la Rennmax. Con sus 121 kilos, ésta se propulsaba por la energía de su bicilíndrico con dos árboles de levas en cabeza capaz de entregar casi 40 CV a 11.500 revoluciones por minuto. Una máquina de lo más efectiva, ganando de forma holgada casi cualquier competición en la que se presentaba. De hecho, fue la ganadora del mundial de dos y medio en su año de estreno, 1954. Revalidando por cierto el éxito también cosechado por la marca durante la temporada anterior en la misma categoría. Las dos veces con Werner Hass, primer campeón mundial de origen germano.

Así las cosas, todo apuntaba a que en 1955 la situación seguiría igual. Y bueno, aunque sí fue NSU la que estuvo en primera posición no lo estuvo gracias al equipo oficial sino al piloto particular Hermann Müller. Además cambió la montura, siendo para aquel año la NSU Sportmax la protagonista. Curiosamente una máquina más simple que su predecesora, en parte al ser fabricada en una serie corta – y no sólo en las unidades justas y concretas que pedía el equipo oficial – que llegó a alcanzar unas 36 unidades. En suma, un producto perfecto para el incipiente mercado de las carreras-cliente del mundial.

nsu sportmax (3)

La marca alemana apostó desde muy pronto por ofrecer monturas de alta calidad para el mundo de los carrera-cliente, teniendo en la Sportmax un éxito rotundo debido a la cantidad de carreras conquistadas por la misma

Con 28CV a unas 5.000 revoluciones por minuto, la NSU Sportmax se valió de cuidar elementos como la aerodinámica para compensar la falta de potencia. Por ello fue carenada con un diseño Dustbin, el cual empezó a utilizarse a finales de los años cuarenta en las motos de octavo de litro llegando a suponer una ventaja de casi el 25% de velocidad en las rectas. Eso sí, finalmente quedó prohibido ya que su ventaja con el viento de frente se tornaba en trampa mortal cuando éste venía de lado, produciéndose numerosas salidas de pista bastante peligrosas. No obstante, para 1955 la combinación de la NSU Sportmax con el carenado Dustbin conquistó lo más alto de la categoría de dos y medio en una hazaña que entró de lleno a los anales del mundial.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.