Moto del día: OSSA 50A

Moto del día: OSSA 50A

Primera de las llamadas " Ossita " , esta montura fabricada bajo licencia germana representó la entrada de la marca a las cilindradas pequeñas


Tiempo de lectura: 4 min.

Desde Motovespa hasta Lambretta Locomociones pasando por Rondine, Iso-Motor Italia o Moto-Guzzi Hispania, lo cierto es que a comienzos de los años cincuenta se dio una verdadera avalancha de motocicletas fabricadas en España bajo licencias italianas. Así las cosas, la tecnología importada desde el país transalpino suplía las carencias peninsulares en materia de diseño. Todo ello al servicio de una industria que, poco a poco, crecía al compás de la recuperación económica vivida desde 1953 y los primeros pactos con los Estados Unidos. No obstante, a pesar de la aplastante presencia italiana también hubo empresas que buscaron licencias en otros países. Un caso perfectamente representado por OSSA con su OSSA 50A de 1955.

Pero vayamos al comienzo de esta historia. Un comienzo que no se encuentra en Cataluña sino en Alemania. Concretamente en la Alemania de finales del siglo XIX. Y es que fue allí donde nació Express, fabricando primero bicicletas para poco después complementar su oferta con una primera gama de motocicletas con cilindradas que nunca llegaron a superar los 98 centímetros cúbicos. Es decir, no hablamos de una marca con veleidades deportivas o prestacionales sino más bien todo lo contrario. Siempre apegada a las necesidades de movilidad diaria planteadas por las clases populares en las emergentes ciudades industriales.

Así las cosas, lejos del crecimiento experimentado por DKW o BMW esta pequeña marca siguió con su actividad hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Tras ésta, y no sin dificultades – recordemos cómo incluso BMW tuvo que fabricar material de cocina en la posguerra para poder sortear así las limitaciones impuestas durante aquel trance histórico – Express regresó al mercado con modelos de hasta cuarto de litro aunque, verdaderamente, el grueso de su oferta seguía estando en las cilindradas más escuetas. Ahora, ¿qué tiene que ver todo esto con OSSA? Bueno, la respuesta la encontramos situándonos en el año 1954.

ossa 50 (2)

La fabricación bajo licencia extranjera era una práctica de lo más habitual en la España de los años cincuenta, ya con sus bienes de equipo en pleno desarrollo pero aún con la incapacidad de poder desarrollar patentes propias de forma masiva

OSSA 50A, llegan los ciclomotores a la gama de la marca

En 1951 se lanzó la primera motocicleta OSSA. Dotada con un motor de 125 centímetros cúbicos, la 125 Palillos / Fuelles se vendió bastante bien gracias a su apuesta por la fiabilidad y el uso diario. Sin embargo, llegando a la mitad de la década el fabricante catalán necesitaba ampliar su gama hacia las cilindradas más escuetas. No en vano, aunque sus éxitos de ventas estaban en el segmento de las turismo con octavo de litro, el mercado de mediados de los años cincuenta vivía una verdadera explosión de monturas urbanas con motores de escueta cilindrada. Todo ello galopando sobre las ventajas fiscales dadas a las mismas.

Así las cosas, OSSA decidió buscar un socio extranjero de cara a la fabricación bajo licencia de un ciclomotor. Algo muy interesante, ya que de esta manera ahorraba fondos para la investigación en referencia a nuevos diseños turismo. Llegados a este punto, en 1954 cerró un acuerdo con la alemana Express para la fabricación en España de su modelo Radexi. Recién aparecido en el mercado germano con una bastidor realizado en chapa estampada, esta pequeña montura urbana garantizó colateralmente la presencia de OSSA en los segmentos menos prestacionales durante doce años.

Todo ello gracias a sus cuatro generaciones, lanzadas sucesivamente desde el estreno de la OSSA 50A en 1955. Primera de las llamadas “ Ossita “, vendidas por el fabricante catalán como motopedales sin necesidad legal de ser matriculadas o aseguradas. No obstante, desde el punto de vista del diseño los inicios fueron algo más convulsos de lo que pudiera parecer, experimentado varias polémicas en base al sistema de amortiguación delantero. No en vano, las primeras unidades montaron un sencillo pero interesante sistema de muelles.

ossa 50 (3)

Aunque las turismo de octavo de litro fueron el producto mejor vendido por OSSA durante sus primeros años, lo cierto es que las cuatro generaciones de este ciclomotor también contribuyeron a afianzar la contabilidad de la marca

Quizás demasiado ambicioso para un económico ciclomotor de mediados de los años cincuenta, experimentado no pocas roturas tras cierto uso. Además, según parece la diferencia entre llevarlos estropeados o en perfecto estado no era demasiado grande. Por ello, finalmente se decidió ahorrar en complicaciones, adoptando una horquilla de torsión mucho más ruda y duradera. Respecto al motor, el monocilíndrico podía funcionar a unas 4.500 vueltas, manejándose la entrega de potencia con un cambio de dos velocidades. Un dato, realmente, más sorprendente de lo que pudiera parecer para un escueto ciclomotor de la época. El primero de las “ Ossita “ , mucho menos conocido que sus hermanas mayores pero hoy en día muy interesante de cara a cualquier colección enfocada en la casa catalana.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea