Moto del día: Gimson LSA

Moto del día: Gimson LSA

Con versiones tanto refrigeradas por aire como por agua, fue el último modelo de la época murciana de la marca


Tiempo de lectura: 4 min.

La Gimson LSA – junto a su evolución RA – es una pieza tan extraña como perseguida por los coleccionistas de la marca. No en vano, este ciclomotor con ambiciones de Motocross cuenta con el fetiche de representar el último diseño de la misma. De hecho es el último de la última etapa escrita por esta denominación comercial con un periplo, al menos, difícil de rastrear en ciertos momentos. Pero vayamos al comienzo de esta historia. Así las cosas, deberemos situarnos alrededor de los años treinta del siglo pasado. Fechas en las que un relojero proveniente del sur de Francia dio los primeros pasos de Gimson ofreciendo bicicletas.

Un producto perfecto para la movilidad personal en tiempos donde la población apenas podía acceder al consumo de masas, quedando el uso de la motorización como algo reservado a las clases acomodadas o la producción industrial. Sin embargo, a mediados de los años cincuenta la situación había cambiado bastante. De esta manera, velomotores, ciclomotores y motocicletas turismo empezaron a desplazar a la propulsión a pedal al tiempo que la economía española se capitalizaba al ritmo de inversiones y patentes extranjeras. Un contexto en el que aparecieron multitud de marcas enfocadas al mundo de las dos ruedas. Especialmente si hablamos de todo lo relacionado con las cilindradas inferiores y las exenciones fiscales aparejadas a las mismas.

Así las cosas, a mediados de los años cincuenta Gimson – que seguía siendo una empresa familiar – lanza sus primeros ciclomotores gracias a implantar motores Gamo sobre chasis de fabricación propia entre los cuales llegaron a existir modelos de chapa estampada como el Sport. No obstante, la llegada de los setenta afectó de manera mortal a los ciclomotores Gimson, incapaces de gestionar las consecuencias de la Crisis del Petróleo y, especialmente, la apertura del mercado español a la voraz competencia protagonizada por las eficaces y económicas marcas japonesas. Ni más ni menos que el mismo contexto de sentencia que acompañó a otras tantas casas motociclistas como OSSA, Montesa o Bultaco.

29f7ak4

Aunque cerró su fábrica a finales de los setenta en medio del marasmo producido por la apertura del mercado a las empresas extranjeras, Gimson vendió los derechos de fabricación a unos talleres de Murcia para empezar así una nueva época en su gama

Gimson LSA, el último diseño de la segunda época

Aquejada por el panorama de reconversión vivido en los setenta, Gimson llegó a cerrar su fábrica en Figueres tras un breve periodo gestionada en forma de cooperativa con las bicicletas como única oferta en su gama. No obstante, pasó algo verdaderamente inesperado. Y es que, desde El Palmar – Murcia – un pequeño taller se mostró interesado en adquirir los derechos de fabricación de los ciclomotores Gimson. Algo verdaderamente atrevido para la época, especialmente si tenemos en cuenta cómo esto no se hizo para rescatar una denominación comercial de nicho sino una oferta popular que tenía las de perder frente a las más extendidas y masivas marcas japonesas.

Llegados a este punto, la presencia de ciclomotores Gimson regresó al mercado en 1983 con modelos urbanos de estética joven como el Nevada. Algo a lo que se añadieron algunas monturas camperas, siguiendo la estela abierta en la marca durante los setenta gracias al TT Canigó o el Jumper Cross. Dos ciclomotores con evidentes habilidades para el mundo del Cross y el Trial, los cuales venían a hacerse eco del enorme éxito comercial representado por las Puch Minicross y Derbi Cross.

Dos diseños indispensables para el motociclismo ibérico de los setenta, creados en base a la creciente afición registrada entre los más jóvenes por el mundo del Motocross. Así las cosas, los años ochenta no vieron en absoluto la desaparición de aquella moda sino su plena implantación en el mercado a través de distintas cilindradas. Por ello, Motomur Motos del Sureste S.A – la empresa que había adquirido los derechos de Gimson – lanzó hacia 1988 el Gimson LSA. Un ciclomotor de Cross la verdad bastante aparente, dotado de un motor monocilíndrico de 49 centímetros cúbicos refrigerado por aire.

1783758578

Tener un ciclomotor con ambiciones de Motocross resultaba algo muy importante si se quería estar bien posicionado en el mercado de bajas cilindradas, algo que quiso llevar a cabo este modelo con dos tipos de refrigeración

Eso sí, en su primera generación. Ya que al poco tiempo la Gimson LSA RA – Refrigerado por Agua – incluyó el agua para controlar la temperatura del motor, provocando además cambios visuales como el registrado en el lateral derecho del depósito, donde se aloja de forma un tanto abrupta el lugar reservado para almacenar dicho líquido. Finalmente, en 1990 su puso fin a la producción de las Gimson murcianas dando carpetazo a aquella segunda vida de la empresa en origen catalana. De todos modos, veremos a ver. No en vano el panorama motociclista del sureste es resistente como ha podido demostrar la resurrección de Setter en Elche. Estaremos pendientes.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea