Moto del día: Puch Condor

Moto del día: Puch Condor

Con la Puch Condor muchos jóvenes de los ochenta y parte de los noventa se aficionaron al motociclismo


Tiempo de lectura: 4 min.

Los ciclomotores con habilidades camperas son un referente para todos aquellos que empezaron a sentirse atraídos por las motos durante los años setenta y ochenta. De esta manera, monturas como la Puch Condor de 1982 están enclavadas de forma imborrable en la memoria colectiva de la afición nacional. Siendo una de esas máquinas tan recurrentemente trucables que, hoy en día, resulta casi imposible encontrar una en perfecto estado de fábrica. Así las cosas, con la Condor – incluyendo todas sus series – no pocos jóvenes con ínfulas de piloto se iniciaron tanto en la mecánica como en el tomar por circuitos los caminos.

No obstante, lo cierto es que la austriaca Puch no llegó a este nicho de mercado juvenil desde la nada. Lejos de ello, las razones para entender a la Puch Condor han de buscarse años antes de su lanzamiento. Concretamente en 1972. Año en el que salió al mercado la Puch Minicross, responsable de introducir al motociclismo a no pocos aficionados, gracias a su versatilidad y buen manejo sobre pistad de tierra. Características aunadas a su economía, pues por su cilindrada inferior a 50 cm3 y sus 2CV de potencia legalmente se consideraba un ciclomotor. Eso sí, al igual que la Condor o la Derbi Diablo hay que reconocer que, por ilegal que fuera, eran muy pocas las unidades que no recibían serias mejoras por parte del usuario.

Pero sigamos con Puch. Tras lanzar en 1972 la Minicross ésta conoce un éxito inmediato. Así las cosas, la marca se instala firmemente entre la cantera de jóvenes pilotos, lo cual queda definitivamente confirmado en 1975 con la victoria de Harry Everts en la categoría de 250 cm3 del Mundial de Motocross. Llegados a este punto, Puch se convierte en todo un objeto de deseo para muchos aficionados de cariz popular. De esta manera, multitud de preparadores se especializan en trucar sus modelos, aunque la propia casa sigue evolucionando a la Minicross con diversas series capaces de resaltar junto a las Bultaco y Montesa en los campeonatos juveniles. De todo este ambiente resultó en 1982 la Puch Condor, siendo la confirmación del buen camino tomado una década antes por la Minicross.

puch condor (1)

Gracias a ser legalmente un ciclomotor, junto a la Derbi Diablo fue responsable de iniciar en el motociclismo más campero a toda una generación de jóvenes aficionados

Puch Minicross, objeto de deseo de la juventud

Antes de nada, hay que señalar cómo la Puch Condor fue testigo de excepción en uno de los principales cambios de rumbo de la marca en España. Y es que, desde los sesenta, la asturiana Avello S.A era la responsable de fabricar bajo licencia estas motocicletas austriacas, introduciendo con el tiempo importantes modificaciones para desembarcar en modelos a los que se les puede denominar casi “ nacionales “ desde la propia fase de diseño.

No obstante, durante los ochenta poco a poco Suzuki va entrando en el accionariado. Tanto así que, a finales de la década, Puch desaparece como tal de España para convertirse en la propia Suzuki. Y fue una pena, pues al fin y al cabo los modelos de Puch seguían siendo muy interesantes. De hecho, la Puch Condor ganó el título de ciclomotor del año en el mismo momento que apareció.

Respecto a la ficha técnica la verdad es que ésta es tan variable como unidades hay de este modelo. La razón es la personalización que antes comentábamos. Y bueno, es entendible. Al fin y al cabo, rebuscando en lo referido al chasis es fácil comprobar como éste mismo se usaba en ciertos modelos de la propia casa con cilindradas que casi llegaban a los 80 cm3. Es decir, en base la arquitectura de la Puch Condor podía aguantar sin problemas una mayor potencia.

puch condor (3)

Su chasis admitía más potencia, y además su público estaba ansioso por hacer todo tipo de trucos y cambios en la mecánica. Por ello hoy en día resulta casi imposible encontrar una de estas motos en escrupuloso estado de fábrica

De esta manera, con sólo echar una ojeada por algunos foros de aficionados veremos transformaciones en las que se exprimen incluso 12 CV. No está nada mal. Porque, recordemos, la Puch Condor venía de fábrica con un motor monocilíndrico de 48 cm3 capaz de rendir tan sólo unos 2 CV. A partir de aquí los jóvenes compradores hicieron de las suyas con la mecánica, configurando piezas únicas que fueron todo un icono sobre lo fácil que podía llegar a ser crearse una máquina muy agresiva sobre la dócil base de un ciclomotor.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.