Moto del día: Rieju Jaca 125

Moto del día: Rieju Jaca 125

Tras unos años cosechando pocas ventas debido a modelos demasiados originales, la marca volvió a ser rentable con esta motocicleta


Tiempo de lectura: 5 min.

Hasta la llegada del 600 en 1957 la industria automovilística española era lo que era. No había lugar para más. Y, de hecho, la fundación de SEAT no se entiende más que como una prolongación técnica de FIAT produciendo bajo licencia. No obstante, más allá de las cuatro ruedas estaba el motociclismo, para el cual la suma de las marcas registradas en Cataluña, Madrid, Elche y País Vasco aportaba un panorama extremadamente rico y diverso. Una lista muy completa en la que destacaban las empresas fundadas después de la Guerra Civil, aunque también había algunas que habían sobrevivido a la contienda encontrando su fecha de arranque en tiempos tan pretéritos como 1934. Año en el que se fundó Rieju. Una de las decanas del motociclismo en España y autora de modelos tan significativos como la Rieju Jaca 125.

Pero vayamos por partes. Y es que, hasta la llegada de la Rieju Jaca 125 en 1959, esta marca experimentó una estrategia comercial bastante llamativa para el empobrecido mercado español del momento. Veamos. Inmediatamente después de la Guerra Civil, el aislamiento internacional así como la carestía y escasez del combustible importado hicieron del automóvil una quimera para la mayor parte de la población. De esta manera, en el campo de la movilidad privada la motocicleta y el velomotor se alzaban como las únicas opciones posibles más allá de la bicicleta. Además, en el campo industrial los camiones y furgonetas quedaban sólo al alcance de las empresas más pudientes, por lo que los miles y miles de pequeños comercios regentados por trabajadores autónomos sólo tenían acceso a los motocarros – en el mejor de los casos – o a los triciclos de Maquitrans – en los más modestos – .

Así las cosas, Rieju compite en el segmento de los ciclomotores hasta 1953. Año en el que abandona estas monturas al notar cómo su mercado se satura con la aparición de los primeros scooter así como la gran cantidad de modelos disponibles en la franja que llega hasta el octavo de litro. Por todo ello, curiosamente su directiva piensa que lo mejor será apostar por la especialización en un nicho de mercado más prestacional. Justo lo que algunas marcas intentarían tras la llegada del SEAT 600 casi una década después. Y bueno, llegados a este punto hay que reconocer que Rieju pagó el coste de ser la primera ya que el mercado español no estaba preparado para el grado de innovación desplegado. Para empezar, se lanzaron a por modelos deportivos, rematando con la extraña y futurista Sport 125, copia de la francesa Taon Derny.

rieju jaca 125 (3)

Viendo que el mundo de los ciclomotores estaba atestado de oferta, Rieju se lanzó muy temprano a la fabricación de modelos originales, deportivos y avanzados. Algo que no fue del todo entendido, experimentando una peligrosa bajada de ventas

Rieju Jaca 125, intentando volver a la normalidad

Apostar por la originalidad es una buena estrategia de ventas. Cierto. Pero sólo cuando la marca que la toma por bandera se mueve en un mercado donde exista hueco para la misma. Y eso, desgraciadamente, aún no se experimentaba en la España de los cincuenta. Un país donde aún se dejaban notar los coletazos de la autarquía, no habiéndose firmado hasta 1953 los vínculos con los Estados Unidos que poco a poco fueron trayendo los inicios de la sociedad de consumo.

Con todo ello, de cara a 1959 Rieju decidió lanzar una motocicleta más convencional que la experimental Sport 125 de cara a remendar el agujero contable hecho por las escasas – casi nulas – ventas de ésta. Propósito para el cual nació la Rieju Jaca 125, cuyo motor iba en plena sintonía con esa cooperación mencionada unas líneas antes entre España y los Estados Unidos. Y es que el motor de la Rieju Jaca 125 no era de fabricación propia, pero tampoco de Hispano-Villiers. Como sí era habitual entre las empresas españolas que compraban los motores a terceros.

Correspondía ni más ni menos que a una fabricación bajo licencia de la American Motors Corporation. La misma empresa que firmó el interesante automóvil Pacer, multitud de modelos familiares, los Renault norteamericanos y un sin fin de vehículos Jeep. Todo ello hasta que en 1987 acabase absorbida por Chrysler. Además, su monocilíndrico de dos tiempos con 125 centímetros cúbicos para unos 8 CV estaba colocado en una escasa posición horizontal descolgado del bastidor. Un diseño muy original para los fabricantes españoles del momento.

rieju jaca 125 (1)

El motor se hacía bajo la licencia de la norteamericana AMC, siendo una buena muestra de las relaciones establecidas entre España y los Estados Unidos a partir de 1953 con la firma del acuerdo de las bases militares

Afortunadamente, y a pesar de que cómo hemos visto la marca no pudo evitar hacer de las suyas en materia de diferenciación, la Rieju Jaca 125 alcanzó el éxito de ventas que no habían gozado sus antecesoras deportivas desde mediados de los cincuenta, combinando un buen consumo – 2,5 litros cada 100 kilómetros – con puntas de casi 90 kilómetros por hora y la comodidad de los amortiguadores hidráulicos tanto delante como detrás. Una interesante y versátil fórmula que permitió dar el respiro necesario a los contables de la marca.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.