Moto del día: Rieju RS1

Moto del día: Rieju RS1

Pensado para crear afición desde los dieciséis años, este ciclomotor apuntaba maneras deportivas


Tiempo de lectura: 4 min.

La Rieju RS1 de 1996 es una de esas creaciones imprevistas, pasionales y deliciosamente originales que aparecen de mucho en mucho en las gamas de los fabricantes. Así las cosas, es justo ese tipo de diseño cuyo nacimiento nos lo imaginamos con el equipo de ingeniería esbozando una media sonrisa mientras dicendo “ ¿ y por qué no? “. Y sí, ¿por qué no? ¿Por qué no hacer un ciclomotor con unas irracionales aspiraciones a motocicleta prestacional capaz de enganchar para siempre a los más jóvenes en el mundo de las dos ruedas? Obviamente muchos dirán que esto es una insensatez. Incluso lo calificarán de trampantojo. De artificio de feria. No obstante, la Rieju RS1 era capaz de llamar la atención y ofrecer sensaciones inauditas a los jóvenes conductores de 16 años. Y eso, lo queramos ver o no, fideliza para siempre.

Es igual que lo ocurrido con el dependiente de la tienda de discos capaz de hacer la vista gorda ante el robo de una casete aislada por algún que otro preadolescente. Justo aquel que, tras la primera escucha de Pink Floyd o Jimi Hendrix, será un cliente fiel. Uno de esos que, en cuanto su economía se lo permita, regará con una amplia suma de dinero a esa misma tienda adquiriendo de por vida decenas y decenas de discos llegando hasta los rincones más desconocidos del Jazz. Hablamos de los noventa eso sí, no de estos años en los que la escucha musical es cada vez más fragmentada y pasajera. No obstante, la Rieju RS1 es también de aquella década, por lo que seguiremos con la comparación aprovechando que, además, este ciclomotor daba un sonido agradablemente inesperado gracias a su doble tubo de escape.

Pero concentrémonos en la oferta de mecánicas con hasta 50 centímetros cúbicos en los años previos al lanzamiento de la RS1. Obviamente la mayor parte de los ciclomotores – yéndonos a décadas pretéritas hablaremos de velomotores – eran piezas sobrias sin más pretensiones que servir fielmente a la movilidad urbana con poco gasto y escaso mantenimiento. Sin embargo, enfocándose en fidelizar al público más joven algunos fabricantes lanzaron desde los años sesenta ciclomotores altamente pasionales. Uno de los primeros casos fue la Bultaco Junior. Más propia de asfalto que de tierra, aunque curiosamente durante los setenta y ochenta la aplastante mayoría de ciclomotores con veleidades deportivas se encontraban en el espectro de las monturas camperas. Ejemplo de ello fue la Puch Condor. Otro icono entre la adolescencia aficionada al motor.

rieju rs1 (1)

Este ciclomotor estaba pensado para llamar la atención de los jóvenes de 16 años que se sentían atraídos por el motociclismo deportivo. Algo que, a muchos, los enganchó de por vida

Rieju RS1, apuntando maneras

A la vista está que el Rieju RS1 era un ciclomotor con pretensiones. De hecho, cualquier ojo no acostumbrado al mundo de las dos ruedas podría advertir en él más posibilidades deportivas de las que en realidad tiene. Y es que, al fin y al cabo su mecánica se basa en un monocilíndrico Minarelli de 49 centímetros cúbicos con dos tiempos y un caballaje sobre el cual, realmente, no hemos encontrado una cifra lo suficientemente fiable como para exponer.

La máxima estaba en 45 kilómetros por hora, aunque lo cierto es que hoy en día resulta muy complicado encontrar una unidad de la Rieju RS1 que no haya sido trucada hasta la saciedad con la incorporación de todo tipo de elementos ajenos a serie incluyendo motores con más cilindrada. De hecho, el chasis de este ciclomotor fue desarrollado junto a la italiana Malaguti para lograr un diseño que clamaba el poder con más potencia a cuestas.

Justo lo contrario a lo ocurrido con no pocos coches y motos, donde el chasis se retuerce y queja cada poco dando a entender que no puede gestionar de forma efectiva el nervio de la mecánica. Así las cosas, a la Rieju RS1 se la tomó como base para multitud de tardes de ocio por parte de improvisados aficionados a la mecánica. Sin duda una labor interesante a novel de aprendizaje, aunque un verdadero calvario pasados los años para cualquier coleccionista con querencia por este modelo.

rieju rs1 (3)

Durante muchos años la aplastante mayoría de los ciclomotores con veleidades deportivas se centraban en el segmento de las monturas camperas, siendo la RS1 una excelente alternativa para los aficionados al asfalto

Más allá de la mecánica gestionada con el cambio de cuatro velocidades escalonadas de forma suave y progresiva, la Rieju RS1 exhibía aptitudes deportivas en la posición que obligaba a tomar. Muy tendido hacia adelante en relación con cualquier otro ciclomotor, llevando los estribos en el punto necesario para ir ensayando el adaptarse a la montura como se ha de hacer en modelos mucho más prestacionales. Y es que esta Rieju fue toda una escuela para futuros aficionados al motociclismo deportivo, siendo capaz de seducir con ese carácter de ciclomotor con mucho encanto. Por cierto, pensado para el ámbito del asfalto, dando así una alternativa a la gran cantidad de ciclomotores deportivos ideados para los caminos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

9
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Álvaro
Invitado
Álvaro

Sigo: Que “no se sabe el caballlaje”?!? Muy fácil, tanto por normativa, como en la ficha técnica o libro de usuario, aparece: 2cv… Y por el contrario, ni palabra de su proyección en los circuitos, donde “desconocidos” como Carlos Checa o un tal Marc Márquez ganaron sus primeras carreras y campeonatos a lomos de una “sencilla” Rieju RS1… En fin, espero que el artículo se rehaga entero, y se trate con cariño a uno de los ciclomotores más importantes que dio la industria española, y cambió, para siempre, la categoría… Yo tengo una, de la primera serie blanca, y como… Leer más »

Juan Pablo
Invitado
Juan Pablo

Esta moto no tiene nada que ver con la de Checa ganadora del Criterium. Absolutamente nada.
Está 50 ya nació vieja y fea en su tiempo, que yo también estaba por allí.
Tampoco hay que criticar tanto el artículo, piensa que les pagan 3 o 4 € por artículo y se ven obligados a escribir muchos. Al menos no entretienen un rato aunque cometan algún fallo.

Álvaro
Invitado
Álvaro

Disculpas por meter la pata con Checa: corrió con una Rieju Strada y luego, una RST. Error mio. Rieju…pero según tú, no tienen nada que ver…Del resto, Juan Pablo, tú “estabas por allí en su tiempo”. En serio?!? Si te fijas, yo no la he calificado ni de bonita ni de fea, ni de la mejor… Sino que he enumerado sus virtudes y los fallos del artículo. Como estabas por alli, puedes decirme algún otro ciclomotor con las características de la RS1 en 1989-90-91? Sinceramente, cuando has empezado diciendo “Esta moto”, ya has quedado retratado. Y eso de vieja y… Leer más »

Álvaro
Invitado
Álvaro

Me llamo Álvaro, y desde hace un par de años sigo todo lo que publicáis, de hecho, os encontré buscando información de mi primera moto: Gilera Freestyle 125, y os tenía en “Favoritos”. Hasta que ayer leí este artículo sobre la Rieju RS1, mi primer vehículo a motor, y que aún conservo. La cantidad de datos erróneos, inexactitudes y cierto tono despectivo, me ha resultado alarmante, pues os tenía como referencia… Para empezar, la RS1 salió al mercado en 1989 (no 1996, que si acaso, fue la Evolution, nada que ver con la RS1 Rv4 original). En la Motociclismo 1105… Leer más »

Antoñito
Invitado
Antoñito

Buenas tardes, iba a comentar variaos puntos que ya destacó Álvaro. En su época los ciclomotores se podían conducir desde los 14 años con la EGB terminada, permiso paterno y examen para la Licencia . Cómo bien dice esa “moto” fue un boom entre los que solo podíamos aspirar a un 50cc. Era de lo más adelantado de la época y creo que su precio eran unas 220.000 pts. Yo la tuve en rojo como la de la foto. Coincido en el aprendizaje que tuvimos al empezar con la transformación mecánica (carburadores, escape, cilindro…) y la lata que empezaban a… Leer más »

Ernene46
Invitado
Ernene46

Hola estoy de acuerdo contigo yo empezé a conducir esta moto con 14 años . Haciendo un examen . Yo la tenía en blanco y fue el primer modelo que salió en 1989. Me acuerdo que me costó 214000 PTS. Y eso sí la truque a 74cc y un carburador de 21 y le puse el escape yassuni . El acuerdo que la moto andaba como una NSR 80. Disfrute un montón con esa moto


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.