Moto del día: Rieju Marathon 50

Moto del día: Rieju Marathon 50

Un ciclomotor de unas excelentes cualidades dentro y fuera de la carretera


Tiempo de lectura: 4 min.

Algo más de 78 años han pasado desde que el padre de Salvador Dalí  “dio Fe” a la sociedad creada por los socios fundadores de la marca española Luís Riera Carré y Jaime Juanola Farrés, constituyendo con ello la creación de una de las empresas en el segmento de las dos ruedas, más prolíficas y consolidadas de nuestro país. Empresa en la que, entre otras, dieron vida a ciclomotores como nuestra protagonista de hoy, la Rieju Marathon 50, en la década de los 80.

Presentada en el Salón de Barcelona de 1979, la pequeña de la saga venía a imagen y semejanza de su hermana de 74 cc, que también se daba a conocer en el mismo certamen. De esta se cogían la mayor parte de los elementos. Desde el equipo de frenado compuesto por tambores en ambas ruedas, así como su chasis doble cuna fabricado en tubo de acero.

Respecto a las suspensiones, más de lo mismo. Los de Rieju dotaron a la pequeña de 49 cc del mismo equipo que en su caso llevaba la versión de 74 cc. Una horquilla telescópica hidráulica compuesta de sendas barras de acero tratadas y cromadas en la parte delantera y un basculante trasero con un par de amortiguadores hidráulicos, que a su vez tenían opción de reglaje hasta en tres posiciones diferentes de carga.

Rieju Marathon 74

La Rieju Marathon 50 partía con ventaja respecto a sus rivales del momento, ya que la mayoría de sus componentes provenían de su hermana de 74 cc

Las llantas de este ciclomotor era otro aspecto a destacar, ya que se optó por el fabricante Akront y el aluminio como material para la fabricación de estas. En medidas de 21 y 18 pulgadas delante y detrás -respectivamente- y calzadas en este caso con neumáticos tipo trial en medidas 80 mm en el tren delantero y 90 mm para el eje trasero.

En cuanto a sus acabados a nivel de plásticos y mandos, nuevamente demostraba estar por encima de cualquiera de sus rivales en este aspecto. Desde sus tapas laterales o guardabarros delantero, fabricados en plástico indeformable, pasando por su depósito de 6 litros de capacidad y moldeado con resina termoplástica.

La guinda del pastel era su propulsor, fruto de la unión en este campo de la marca de Figueres y los italianos de Minarelli. Un motor de 49 cc, dos tiempos y refrigeración por aire le daba la vida necesaria al pequeño ciclomotor “verde” de los de Rieju. Con denominación interna por parte de los italianos como P4R, este pequeño molinillo con culata de aluminio y asociado a una caja de cambios de cuatro relaciones, era capaz de dar todo lo mejor de sí dentro y fuera del asfalto.

Rieju Marathon 50 2

Alimentado en este caso por un carburador Dell’Orto 12-12 y equipado con encendido electrónico por medio de un volante magnético, era capaz de desarrollar 2 CV de potencia a 5.500 RPM, consiguiendo así velocidades por encima de los 50 km/h, algo que en la actualidad puede parecernos irrisorio, pero que en su momento hacía volar a los jóvenes de la época a lomos de estas trialeras.

Con potencia más que suficiente gracias a su motor de 49 cc suministrado por los italianos de Minarelli, la Marathon 50 se desenvolvía perfectamente en cualquier superficie haciendo de la diversión su seña de identidad

Las cotas finales de la Rieju Marathon de 50 cc se quedaban en una distancia total de 1.395 mm, con una medida entre ejes de 1.315 mm. Por su parte, la anchura máxima la marcaban las puntas del manillar, llegando esta a 730 mm, y la altura máxima desde del suelo a la base del sillón quedaba en 870 mm, siendo esta más que suficiente para afrontar tramos de camino sin miedo a tocar en la zona del cárter, que tenía una distancia libre con respecto al piso de 300 mm.

La Marathon fue seña de identidad de una generación de jóvenes de nuestro país que disfrutó del modelo en sus diferentes versiones hasta los 90, momento en el que la marca presentaba su nuevo modelo, la Rieju Drac 50 , que daba el relevo a nuestra moto del día. A mediados de los 80 se le cambió la denominación por Super Marathon 50 y en el último tramo de vida comercial se le bautizó con las siglas RV 50, aunque las modificaciones en estas fueron mínimas para seguir manteniendo en el candelero a la pequeña trial de la casa de Figueres.

Rieju Super Marathon 50

En la actualidad, y para los más nostálgicos de la época, es uno de los ciclomotores fetiche y con mayor demanda de compra para gente del mundillo de las restauraciones o coleccionistas de este tipo de motos. Lo que queda claro en cualquier caso es que el modelo en sí, además del palmarés que consiguió con la versión de 74 cc a nivel nacional y europeo ha sido, es y será parte viva de la historia de las dos ruedas en nuestro país.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!