Moto del día: Rieju Drac 50

Moto del día: Rieju Drac 50

El rayo de esperanza en motos de trail de 50 cc durante los 90


Tiempo de lectura: 3 min.

A partir de los años 80, las empresas nacionales empezaron a verse en desventaja numérica de ventas frente a las marcas japonesas. Estas últimas eran motos más fiables, económicas y competentes. Como consecuencia, muchas compañías locales se vieron forzadas a establecer relaciones comérciales con las empresas venidas del país del Sol Naciente o, en el peor de los casos, acabar condenadas a la desaparición.

La moto del día que traemos hoy fue una de los últimas exponentes de origen español en el sector campero. Es la Rieju Drac 50. Nació a principios de los 90 y, durante mucho tiempo, fue considerada una de las mejores motocicletas de 50 cm3 con marchas para su uso fuera del asfalto. Ofrecía las mejores prestaciones de la época, el diseño más resultón y también el precio más elevado. Compartió escena con la RR 50, más estilizada y con horquilla invertida –gozando de la decoración Castrol–, siendo ambas de lo mejorcito en el mundo offroad de pequeña cilindrada.

La competencia no era escasa, pues marcas como Puch, Derbi o Suzuki dominaban el panorama de los ciclomotores de trail. En aquella época, las transformaciones del grupo propulsor y demás partes del sistema motriz eran habituales. Se buscaban mejores prestaciones a la vez que se vislumbraba un futuro en el ámbito de la personalización de la motocicleta, algo que Rieju supo aprovechar. En 1994, la marca entró en el mercado francés, gozando de notable reconocimiento. Dos años después, sus productos se exportaron a Austria, Alemania y Hungría.

Rieju Drac 50 2

Rieju Drac 50 con motor refrigerado por agua

Llegando como sustituta de la Rieju RV, la Drac 50 contaba también con un propulsor firmado por la italiana Minarelli y una estética de motocross que nada tenía que envidiar a los modelos rivales. Los guardabarros aumentaron sus dimensiones -y practicidad-, se integró un faro cuadriculado en la pantalla y, tanto el asiento como el depósito mejoró su integración en un conjunto más ergonómico y estético. Salvando las distancias, se daba un aire a las motos japonesas de última hornada como la Yamaha XT 600 Ténéré.

De la Rieju Drac existieron varias versiones. Las más antiguas incorporaban el motor italiano Minarelli RV4 refrigerado por agua o el PR4 refrigerado por aire. En cuanto a estética se refiere, ambas versiones eran idénticas salvo por la parte de ciclo. En la versión refrigerada por agua, el radiador estaba situado en el lado derecho para dejar en el lado izquierdo un hueco para las herramientas pertinentes. Más adelante se incorporó un nuevo motor de la casa italiana refrigerado por agua, con más elasticidad y más potencia.

La última versión del propulsor, conocido internamente como DL, contaba con un solo cilindro refrigerado por agua con un desplazamiento de 49,7 cm3. Este motor de dos tiempos estaba alimentado por un carburador Dell’Orto SHA 12-12 casado con una caja de cambios de cuatro velocidades. Podía alcanzar los 100 metros desde parado en 9,07 segundos (10,3 s la RV) y los 200 en 14,72 segundos. En su momento, era uno de los ciclomotores de trail más rápidos que se podían comprar.

El bastidor era de doble cuna de acero, bastante robusto. Las suspensiones -convencionales- contaban con un tarado tirando a duro para permitir una conducción tirando a agresiva. Por otra parte, el sistema de frenado, tanto delantero como trasero, era hidráulico, de 220 mm en el eje delantero y de 180 mm en el eje posterior. Su precio era de 203.418 pesetas, algo más de 2.000 euros en nuestra época. No era una moto barata, pero su efectividad fuera del asfalto estaba más que demostrada.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.