Moto del día: Rieju MR 80

Moto del día: Rieju MR 80

Esta es la historia de la abuela de las nuevas Rieju MR Racing


Tiempo de lectura: 4 min.

La semana pasada os hablábamos de las nueva Rieju MR Racing 300, nacidas tras el acuerdo alcanzado con GasGas para comprar su línea de motos de enduro. Pero no sería posible hablar de la MR Racing sin ponernos en contexto, y eso pasa por profundizar en lo que supuso la gama MR para el fabricante de Figueres. Tenemos que conocer sí o sí a la Rieju MR 80. Todo un caramelo de menta (por su color verde) cuando, a mediados de los 80, tenías 16 años y el A1 en el bolsillo.

Estamos en 1984. Bultaco y Montesa andan un poco perdidas. Puch y Derbi cuentan con motos de mejores prestaciones, pero Rieju lo borda actualizando la Rieju Marathon para convertirla en la Rieju MR 80. La base que utilizan es muy buena, la Accossato 80 italiana, pero adaptada a la normativa española que no permite motores de más de 74 cc con el A1, lo que le hace perder algo de prestaciones respecto a los casi 18 CV que son capaces de dar las monturas italianas.

Unos meses antes Pep Vila y Françesc Rubio se habían llevado el campeonato y el subcampeonato de España de Enduro como pilotos oficiales de Rieju, y en fábrica decidieron lanzar unos modelos semioficiales réplica de la usada por Vila. Además de la enduro y una versión de motocross, presentaron la MR 80 adaptada para un uso más civilizado y con piezas nacionales que reducían el precio de venta.

Rieju MR 80 1985 Francesc Rubio

Rieju MR 80 usada por Francesc Rubio en los ISDE 1985

Realmente el chasis y las cotas de la Rieju MR 80 eran muy similares al modelo de competición, con un simple cuna desdoblado a la altura del motor. El propulsor es uno de los mejores que había por entonces, el Minarelli MR-6, pero con aproximadamente 6 CV menos para mejorar la fiabilidad y ser más fácil de llevar por todo tipo de público. Respecto a los componentes, se dejaban de lado los de origen italiano para acoplar otros fabricados en España y, por lo tanto, más económicos.

La horquilla era una Ideal de 35 mm con un recorrido de 255 mm. Detrás montaba un monoamortiguador (muchas de sus rivales todavía usaban sistemas de doble amortiguador), fabricado por Rolling y con múltiples posibilidades de regulación. Los frenos de tambor, de simple leva, eran suministrados por Nagestic, plásticos de Plastic-Puig y las llantas eran unas Akront Sello Amarillo.

Donde no se había escatimado era en la mecánica. El motor Minarelli contaba con refrigeración por agua tanto en el cilindro como en la culata. Un carburador Dell’Orto PHBH 26 BS alimentaba el monocilíndrico de dos tiempos (46,5×44 mm), que con una compresión de 14,1:1 era capaz de desarrollar 13,2 CV. La caja de cambios de seis velocidades contaba con un embrague en baño de aceite.

Con un asiento no apto para todos (945 mm al suelo), un depósito de 8 litros y un peso total de 85 kg, la Rieju MR 80 fue todo un objeto de deseo para los que buscaban motos de enduro para la ciudad o el pueblo. Pero si todavía querías más había posibilidades de hacerte con una Rieju MR 80 C ( por Competizione).

Su propulsor cubicaba casi 80 cc gracias a un diámetro del cilindro subido a 48 mm. Junto al Dell’Orto de 30 mm, su potencia llegaba a casi 21 CV. Montaba un radiador doble que, en condiciones de mucho frío, se podía anular una de sus partes para que el motor no estuviese excesivamente refrigerado y funcionase a la temperatura correcta. Bajo pedido podía montar frenos Grimeca u horquilla Forcella Italia, lo que la dejaba en una posición más que interesante si querías competir con ella.

En 1987 pasa del verde al blanco integral, incorporando un disco de freno delantero AJP de 220 mm. Ya en 1992 se lanzó la Rieju MR 80 Pro, que contaba con una carrocería más angulosa, doble freno de disco, horquilla invertida y suspensión trasera sin bieletas. Bajo pedido se podía solicitar una versión de competición aunque, debido a la desaparición de la categoría de 80 cc en 1993, la MR Pro sería la última representante de la familia.

Cuando salió a la venta en 1985 costaba aproximadamente 250.000 pesetas (unos 4.518 euros actuales). Hoy en día y para los más nostálgicos se pueden encontrar perfectamente restauradas por 2.500 euros (relación 10 pts/1 euro). También por 1.000 euros (o menos), pero con bastante trabajo por delante.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Rieju MR 80 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Xema Ruiz
Invitado
Xema Ruiz

Aquí tienes la mía recién restaurada, a la hora de resumir la historia has cometido algunas inexactitudes, pero bueno, no son importantes para quienes no conocen el modelo.

Screenshot_20200927-194732_Gallery.jpg
Javier Costas
Suscriptor

Saludos, Xema.

Nos encantaría conocer esos detalles. Para nosotros son importantes.

Xema Ruiz
Invitado
Xema Ruiz

Pues existieron varios tipos, la que describís que tiene 13Cv y costaba 245.000Ptas no llevaba un cilindro de 48×44 si no de 46,5×48, tampoco llevaba doble radiador, el sello de las llantas Akront era Amarillo y eran menos resistentes, se llamaba MR75E la E era de Económica. Se vendía una a la vez con el mismo aspecto pero con todo eso que dices y basculante de aluminio con bieletas, se llamaba MR80C la C de Competición, era mucho mas cara pero aún así no llegaba al precio de la Acossato Italiana y rondaba los 20Cv. Durante su evolución pasó del… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez