Moto del día: Yamaha FS1-E

Moto del día: Yamaha FS1-E

50 divertidos centímetros cúbicos


Tiempo de lectura: 3 min.

Conocida como “Fizzie”, la Yamaha FS1-E es una de esas motos que, sin recurrir a la máxima y cara sofisticación, siempre acaban sacando una sonrisa en tu cara. Fue una motillo que combinaba una ingeniería simple pero efectiva, con piezas de repuesto baratas y abundantes, y una velocidad máxima que podía rozar los 90 km/h con un poco de maña mecánica y fe.

La Yamaha FS1-E se lanzó al mercado en 1972 como un ciclomotor de corte deportivo, de las primeras de su clase. Hasta entonces, si querías disfrutar de prestaciones elevadas había que echar el guante a motos de mayor cilindrada; los más jóvenes se tenían que aguantar con aburridos medios de transporte. Pero los de Hamamatsu vieron a una futura generación de apasionados de las dos ruedas y se propusieron fabricar una máquina de 50 cm3 que inspirase el espíritu RACER de los adolescentes.

La Yamaha FS1-E, alias “Fizzie”, era poco más grande que una bicicleta. Medía 1,75 metros de largo y 0,55 metros de ancho, con una masa sobre el asfalto de 70 kilos

Cuando desembarcó en Reino Unido, se convirtió en un éxito instantáneo. El 15 de diciembre de 1971, el ministro de transportes, John Peyton, decretó que todos los jóvenes de 16 años podían viajar solos en ciclomotores. Todos ellos debían de incorporar pedales para ser considerados como tales por la ley hasta 1977 (sí, pedales de bicicleta). De esta forma ya habían solucionado, en parte, el problema de la mayoría de los adolescentes: la falta de dinero. Si nos quedábamos sin gasolina, a hacer piernas.

Yamaha FS1 E James May 2

Originalmente, su motor de dos tiempos refrigerado por aire estaría asociado a una caja de cambios de cinco velocidades, pero debido a las regulaciones europeas se desestimó en favor de una de cuatro. El propulsor de un solo cilindro de 49 cm3 desarrollaba 4,8 CV a 7.000 revoluciones por minuto y 4,88 Nm a 6.500 vueltas; suficiente para alcanzar los 72 km/h de velocidad punta oficial con un mínimo de brío. Para frenar se confiaba en una pareja de tambores de 110 mm, sustituido el del eje delantero en 1975 por un disco de accionamiento hidráulico.

El panel lateral derecho contiene un juego de herramientas básico: alicates, tres llaves, destornillador de doble punta y una toma de corriente

A finales de los 70, la FS1-E perdió sus pedales y fue castrada. La velocidad máxima se limitó a 48 km/h (30 mph). Con la este modelo, Yamaha había conseguido hacer una moto atractiva, tanto desde el punto de vista mecánico como estético, y también personalizable. La “Fizzie” se convirtió en una referente del mercado de accesorios. Pero la belleza de este ciclomotor se encontraba en la facilidad de devolverla a su estado original de manera fácil y económica. Una moto que pude rodar kilómetros y kilómetros con muy pocos recursos, forjando con los años un icono del motociclismo.

El ejemplar de las fotos, de 1974, perteneció a James May -presentador de Top Gear y The Grand Tour- y alcanzó en una subasta en 2015 un valor de 7.475 libras, casi 8.500 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.