Moto del día: Yamaha TD-1

Moto del día: Yamaha TD-1

Cuando en 1962 apareció la Yamaha TD-1 ésta significó una ocasión perfecta para iniciar la vía de trabajo con los llamados piloto-cliente.


Tiempo de lectura: 4 min.

Desde que en 1964 Yamaha ganase el Mundial de 250 con Phill Read a los mandos, la casa japonesa se ha convertido en una referencia indiscutible en el mundo de la velocidad. Además, durante los años setenta fue la gran aliada de los pilotos-cliente antes de la práctica extinción de los mismos, brindándoles la posibilidad de estar justo por detrás de los equipos oficiales gracias a sus excelentes máquinas de circuito.

Con todo ello, nadie puede negar un puesto de honor a Yamaha en la historia de las carreras sobre asfalto. Eso está claro. Pero, de dónde viene todo esto. Bueno, pues a decir verdad a fin de entender el proceso por el cual Yamaha pasa de sólo fabricar motocicletas turismo a ser una referencia en lo más alto de la deportividad nos hemos de remontar a 1957. Sí, tan sólo dos años después del lanzamiento de su primera motocicleta en serie, la YA1.

Y es que, dados los buenos resultados comerciales, en Yamaha decidieron incrementar la potencia de sus mecánicas desarrollando un motor de dos cilindros, dos tiempos y 246 centímetros cúbicos. Corazón de la YD-1, éste fue el responsable de expandir rápidamente a la marca en el ámbito de las carreras japonesas gracias a sus buenos resultados en el cuarto de litro. Es más, gracias a los kit de carrera proporcionados en los concesionarios, las YD-1 se convirtieron en una referencia tanto en el ámbito del asfalto como el del Off-Road. Un proceso culminado con las YDS1(1959) y YD-Racer (1957): esta última, la primera máquina nacida por y para la competición en la fábrica de Yamaha.

yamaha td1 (1)

La YDS1 fue un importante paso adelante para la deportividad en Yamaha, poniendo ajustes con garra al motor estrenado en la YD-1

En 1955 Yamaha empezaba con la fabricación en serie, teniendo tan sólo dos años después una máquina con 250 centímetros cúbicos capaz de situarla en la vanguardia del mercado local

Yamaha TD-1, nace la apuesta por las carreras-cliente

Como bien sabe los aficionados a Bultaco gracias a la historia de las TSS, fabricar motocicletas para pilotos privados puede ser no sólo una buena fuente de ingresos sino, igualmente, una excelente manera de posicionar a la marca en las carreras sin necesidad de invertir más de la cuenta en el equipo oficial. De esta manera, siempre que una empresa ha ofertado una máquina potente y de fácil mantenimiento destinada a los equipos privados ha gozado de un muy buen resultado.

De hecho, Yamaha llegó a ser durante los años setenta la máxima representante en esta forma de hacer las cosas; calco en el motociclismo de lo que Porsche estaba haciendo en el mundo del automovilismo externalizando en diferentes corsarios la mayor parte de su presencia en competición. Ahora, cuál fue la máquina, el modelo, con el cual empezó todo esto. La respuesta es la Yamaha TD-1.

Presentada en 1962, ésta tomaba como base mecánica el motor de dos cilindros en línea y 246 centímetros cúbicos montado en las YD-1 y YDS1. A partir del mismo, sus ajustes evolucionaban la potencia hasta los 35 CV a 9.500 revoluciones por minuto a través de una caja de cambios con cinco marchas. No está nada mal; más aún teniendo en cuenta cómo las primeras YD-1 apenas rendían menos de la mitad.

yamaha td1 (3)

En el Reino Unido la prensa especializada celebró la aparición de esta motocicleta como aquella con la cual, al fin, se atisbaba una verdadera “democratización” de las carreras de velocidad relativas al dos y medio

Asimismo, el carenado -en principio tan sólo destinado a la exportación- dejaba claro desde el primero vistazo cómo se estaba ante una verdadera máquina de carreras. Dicho sea de paso, especialmente destinada a campeonatos nacionales y, claro está, a los primeros pilotos que, en el Mundial, se atrevieran a usar una motocicleta proveniente de la que, por entonces, aún seguía siendo una marca cuasi desconocida en los mercados occidentales. En suma, el primer paso para la fascinante historia establecida entre Yamaha y los llamados “privados”.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado