SYM Symphony 125 2021, renovación total para un superventas

SYM Symphony 125 2021, renovación total para un superventas

Más potente y con más equipamiento de serie, se comercializa por 2.499 euros


Tiempo de lectura: 4 min.

Si el otro día hablábamos de la renovación del SYM Maxsym 400 2021, hoy toca hacerlo de uno de los modelos más populares del fabricante taiwanés. Se trata del SYM Symphony 125 2021, y también del hermano pequeño englobado en la categoría de ciclomotor, el Symphony 50. SYM ha decidido renovarlo en profundidad, tanto que incluso cambia de denominación y prescinde de la “S” por la que se le conocía hasta ahora. De momento los Symphony SR y ST seguirán tal y como están, pero serán renovados en breve.

El SYM Symphony 125 2021 estrena motor revisado en profundidad. El monocilíndrico Euro 5 de 4 tiempos SOHC de 2 válvulas y 124,6 cc (52,4×57,8 mm), refrigerado por aire forzado y con inyección electrónica desarrollada por Continental, entrega ahora 11,4 CV a 8.500 vueltas (antes 10 CV). Al mismo tiempo, el par motor sube de los 9,3 a 10,3 Nm a 6.500 rpm. Con ello se espera una más que notable mejora en las prestaciones, sobre todo sin pensamos que solamente pesa 122 kg con todos los llenos.

No hay cambios en el chasis tubular de acero, ni tampoco en la parte de ciclo. Sigue montando una eficaz horquilla telescópica delantera, junto a un doble amortiguador trasero regulable en precarga. En el apartado de frenos, recurre a un disco delantero de 260 mm y a otro trasero de 240 mm, ambos dotados de frenada combinada CBS. Tanto delante como detrás, las llantas son de 16″ y con la misma medida de neumático, 110/70.

SYM Symphony 125 2021 08 .

El aspecto externo sigue siendo claramente familiar, pero ahora este se ha modernizado ligeramente. Las formas de la carrocería están más marcadas, incluyendo una moldura cromada en el escudo y que abraza la luz de posición. El faro es LED, los intermitentes están integrados en el escudo frontal y los traseros, forman una unidad con el piloto de freno. En ambos casos (intermitentes y piloto trasero), se recurre a luces convencionales de incandescencia.

Destaca el asiento en rojo o negro, pero con pespuntes en contraste, las estriberas escamoteables para el pasajero o el portabultos trasero, estilizado y que integra los asideros para que se pueda agarrar nuestro acompañante. Además el SYM Symphony 125 2021 añade nuevos elementos de serie, los cuales mejoran su usabilidad diaria:

SYM Symphony 125 2021 26
  • Un baúl trasero (opcional en la Symphony 50 2021), a juego en el color de la carrocería y con llave única
  • Un gancho escamoteable tras el escudo, con el que sujetar una bolsa o una mochila
  • Una toma de carga USB QC 2.0 con el que poder cargar un smartphone o dispositivo digital

Bajo el asiento podemos guardar un casco jet, dispone de una guantera con cerradura y la instrumentación combina un velocímetro analógico y una pantalla digital. En ella se muestran datos como el cuentakilómetros total y parcial, reloj y nivel de combustible, además de los testigos de intermitencia, luz, de carretera, aviso de mantenimiento y avería del sistema de inyección.

SYM Symphony 125 2021 32

En el caso de la versión de 50 cc, comparte todos los elementos excepto el motor, la suspensión trasera (un solo amortiguador) y la ausencia de frenada combinada. En este caso se trata de un monocilíndrico de 49,5 cc que entrega 3 CV a 8.000 vueltas. Se ha prescindido de la alimentación por carburador, recurriendo ahora a un sistema de inyección de combustible también Continental. Está disponible en tres combinaciones de colores (blanco con asiento negro, gris claro con asiento rojo y gris oscuro con asiento negro), a un precio de 2.199 euros.

En el caso del SYM Symphony 125 2021, su precio es de 2.499 euros a elegir entre los colores blanco con asiento rojo, gris claro con asiento negro, gris oscuro con asiento rojo y azul con asiento negro. Además, cuenta con cinco años de garantía. SYM es la única marca del mercado que ofrece esta tranquilidad en cualquier motor de más de 50 cc, sin coste para el propietario.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.