Yezdi vuelve a la carga con tres nuevos modelos

Yezdi vuelve a la carga con tres nuevos modelos

Royal Endield en el punto de mira


Tiempo de lectura: 6 min.

El fabricante indio Yezdi vuelve a la carga y presenta tres nuevos modelos: una scrambler, una roadster y una trail para intentar reconquistar al comprador indio tras 25 años de ausencia. Y es que muchos no conoceréis la popular marca asiática, pero en su país natal es una firma querida y apreciada por el público desde que se fundó la casa en 1960.

La historia de Yezdi es la historia de un país que quería tener su propia industria automovilística, una vez que logró la independencia de Reino Unido tras la segunda guerra mundial. Al principio Yezdi fabricó modelos licenciados de la checoslovaca Jawa, pero en 1973 comenzó a diseñar, construir y vender sus propias motos. Fue en ese momento cuando la compañía adoptó el nombre que tiene en la actualidad y comenzó su andadura independiente.

Durante esos años Yezdi tuvo buena aceptación en su India local, y hasta se animó a exportar sus productos a otros mercados emergentes como Egipto, Venezuela o Turquía, siempre buscando países en vías de desarrollo donde las motocicletas son el vehículo del pueblo por antonomasia y los fabricantes tradicionales no suelen estar tan implantados debido a sus mayores costes de producción. En espíritu RACER moto ya os hemos hablado de alguna, como la Yezdi Roadking. Yezdi Roadking 02

Sin embargo, la historia de la marca acabó de forma trágica en 1996 cunado cerraron la cadena de montaje debido a las bajas ventas. Ahí acabó todo para Yezdi. Todo hasta que… hace cuatro años la firma fue comprada por el gigante indio Mahindra, que curiosamente también es la actual propietaria de Jawa, casualidades de la vida.

Cuando la matriz India compró los derechos de la marca muchos empezaron a soñar con el resurgir de Yezdi, y ese día ha llegado, por triplicado. Y es que para la nueva puesta de largo de Yezdi, la marca ha presentado tres nuevos modelos, que comparten chasis y numerosos componentes entre sí, pero que con sutiles cambios en ergonomía y en estética pueden considerarse productos bien diferenciados.

La primera de ellas es una trail, la Yezdi Adventure, fuertemente inspirada en la Royal Enfield Himalayan todo sea dicho. Cuenta con llantas de radios de 21 y 17 pulgadas, suspensiones de largo recorrido con monoamortiguador central con bieletas en el eje trasero, y un novedoso motor monocilíndrico refrigerado por agua de 334 cc y 30,2 CV de potencia a 8.000 vueltas.

Yezdi Adventure 4

Anuncia un par motor de 28.2 Nm a 6.770 rpm y cuenta con una caja de cambios de 6 velocidades. El depósito de combustible se queda en unos algo escasos 12,5 litros de capacidad y el peso del conjunto en seco es de 188 kilos, por 197 que pesa la Himalayan.

El precio al cambio directo es de unos 2,475 euros. Para que os hagáis una idea, la Royal Enfield Himalayan cuesta menos de 2.000 euros en su país natal, aunque está claro que ese monocilíndrico, al menos sobre el papel, supera con crecer al de la marca más antigua del mundo.

El segundo modelo en ver la luz ha sido la Yezdi Roadster, una moto de clara inspiración clásica y café racer. Chasis y motor son idénticos a los de la Adventure, aunque va un poquito más capada de potencia: 29,7 CV a idéntico régimen que la trail. En este caso se opta por unas llantas de fundición de aluminio de 18 y 17 pulgadas para el tren delantero y trasero respectivamente.

 

 

La distancia entre ejes también es menor, y en el eje trasero se sustituye el monoamortiguador central por una pareja de amortiguadores gemelos de apariencia más vintage y acorde a la estética del modelo, aunque a buen seguro con menor desempeño dinámico.

La Yezdi Roadster se comercializará en dos versiones: la Chrome tiene los escapes gemelos acabados en cromo y una cúpula delantera que la hace más rutera. La Dark, por el contrario, monta unos silenciosos en color negro mate y carece de la mencionada cúpula. El precio de esta es de tan solo 2.337 euros, al cambio actual directo, repito.

La tercera moto en discordia es la Yezdi Scrambler, un modelo de orientación mixta, que se puede permitir ciertas licencias fuera del asfalto gracias a sus ruedas de radios de 19 y 17 pulgadas para los ejes anterior y posterior respectivamente y a sus neumáticos de tacos.

También cuenta con amortiguadores gemelos en el tren trasero en lugar del más refinado amortiguador con bieletas de la Adventure. Chasis y motor, sin embargo, son comunes a los otros dos modelos, aunque la mecánica en este, por algún motivo que no alcanzo a comprender, da un poquito menos de potencia que en sus hermanas: 29,1 CV.

Es de agradecer que nuevas marcas se sumen a fabricar mejores y más diversos productos. De esta forma los que más ganamos somos los moteros, los que compramos las motos. En este caso me quedo prendado de esa mecánica monocilíndrica de entorno a 30 CV. Es ese “cuartito de vuelta” más que le falta por ejemplo a las mecánicas monocilíndricas de RE que ya conocemos bien por estas tierras.

Sería genial que Yezdi se animara a dar el salto al viejo continente con su recién estrenada gama de productos. Si el precio es competitivo, y me consta que las marcas indias no defraudan en este aspecto, podía ser un buen revulsivo para las bajas cilindradas en nuestro país. De todas maneras, no hay nada confirmado, y seguramente no se confirme nunca.

Galería Yezdi Scrambler

Galería Yezdi Adventure

Galería Yezdi Roadster

Fuente | Maxabout

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.