Moto del día: Yezdi Roadking

Moto del día: Yezdi Roadking

La reina que surcaba las carreteras en los 70 llegada desde la India


Tiempo de lectura: 3 min.

Puede que sea la primera vez que escuchas la marca de motocicletas Yezdi. Es algo normal, más que nada porque estas motos eran populares a unos cuantos miles de kilómetros de aquí, concretamente en la India. Pero tras haber sido recientemente adquirida por Mahindra, y anunciar que los primeros modelos verían la luz en un breve espacio de tiempo, es lógico hablar de uno de los modelos más representativos: la Yezdi Roadking. Spoiler: esta denominación será usada en una de estas primeros modelos.

Pues bien, lo primero es quizás hacer una brevísima introducción histórica. Debemos pensar que Yezdi y Jawa son como primas hermanas. Y es que todo surgió cuando en 1960, Jawa permitió fabricar motos en India bajo licencia. Esta subsidiaria adquirió el nombre de Yezdi en 1973, pues hasta entonces conocida como Ideal Jawa Ltd., con sede en Mysore.

Yezdi Roadking 02

A partir de ese momento, Yezdi empezó a desarrollar sus propias motos, aunque compartían elementos con las motos checas. Su principal característica era la adaptación al mercado, es decir, motos que podían desenvolverse igual de bien en carreteras asfaltadas o caminos de tierra bacheados.

Esta polivalencia hizo que se convirtiese en una marca muy popular, aunque acabaría desapareciendo en 1996. La marca siguió en estado de latencia dentro de Jawa, y cuando esta fue adquirida por Classic Legends (propiedad del gigante indio Mahindra), han vuelto a hacer algo parecido: lanzar una serie de motos Jawa pensadas tanto para el mercado interno como externo y, al mismo tiempo, recuperar Yezdi que seguramente estará enfocada (al menos al principio) en India.

Yezdi Roadking 03

Pero volvamos a la Yezdi Roadking, que es la moto que nos ha llevado hasta aquí. Lanzada en 1973, se mantuvo a la venta sin prácticamente ningún cambio hasta la desaparición de la marca. Estaba animada por un motor monocilíndrico de dos tiempos refrigerado por aire de 246,30 cc (70×64 mm). Su potencia máxima era de 16 CV a 5.000 RPM, entregando a su vez un par máximo de 23,8 Nm a 4.250 vueltas. La alimentación era, obviamente, mediante un carburador Jikov 2926 SED.

Con un arranque por patada, una vez puesta en marcha era capaz de alcanzar sin problema los 120 km/h (nada mal), ayudada por su caja de cambios de cuatro velocidades y embrague multidisco en seco. Con todos los llenos era una moto relativamente ligera, pues estaba en los 144 kg.

A nivel de parte de ciclo era una moto sencilla, pues no necesitaba mucho más. Lo importante era la fiabilidad y que siempre arrancara, en cualquier condición. Horquilla telescópica con 130 mm de recorrido, doble amortiguador trasero (100 mm de recorrido) y un equipo de frenos de tambor de 160 mm. Es curioso ojear las características de la época y encontrar este dato: 9,8 m para detenerse desde 40 km/h usando ambos frenos. Nada mal. Por último, las llantas de radios eran de 16″.

Una moto curiosa que ahora, recreada de nuevo, parece ser que se tornará más trail y guardará un parecido enorme con la Royal Enfield Himalayan, o al menos eso parece tras haber podido echar el ojo a algunas fotos espía. Seguro que en los próximos meses podremos decir aquello de Yezdi: Forever Bike, Forever Value (moto por siempre, apreciada para siempre).

Fotos: Bikepics (Skyflash)

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez