Moto del día: Suzuki Colleda 250 TA

Moto del día: Suzuki Colleda 250 TA


Tiempo de lectura: 3 min.

Si os hablo de la firma Colleda, seguro que a todos os suena a chino, o mejor dicho a japonés; pero el caso es que ninguno sabríais de qué estoy hablando. Aunque si os hablo de Suzuki Motor Corporation, entonces fijo que todos la ponéis en el mapa. Pues bien, hoy vamos a hablar de la Colleda 250 TA, una Suzuki de cuando las Suzuki aún no se llamaban Suzuki, sino Colleda.

La empresa de Hammamatsu abrió sus puertas en 1909, ya con el nombre de Suzuki, y al igual que otras compañías japonesas, como Toyota, empezó su andadura fabricando telares y otras máquinas industriales. No fue hasta 1954 que presentaron su primera motocicleta, la Colleda CO.

Colleda significa en japonés algo así como “esta es la buena” y en el idioma del sol naciente se suele emplear cuando una persona encuentra algo especial, lo mejor, que estaba buscando. Con estos mimbres, llegamos a 1960, cuando se presentó nuestra protagonista, la Colleda 250 TA (Twin Ace).

Con esta moto los japoneses querían mostrar al mundo que estaban a la vanguardia y que eran capaces de diseñar y construir auténticas máquinas de ensueño. La Colleda 250 TA se vendió con este nombre en su Japón natal, donde el nombre ya tenía una cierta tradición y herencia por lo que había hecho la marca en los años anteriores.

Colleda 250 TA 2

Suzuki Colleda 250 TA 1960 | Fotografía: Rainmaker47 (Wikimedia Commons) By CC SA 3.0

Sin embargo, de cara a la exportación las motos empezaron a montar por primera vez la S de Suzuki, eso sí, eran versiones ligeramente modificadas en el apartado técnico. El principal destino de las unidades exportadas era Australia, aunque unas poquitas llegaron también a Europa, concretamente a Bélgica.

La Colleda 250 TA estaba animada por un motor bicilíndrico de dos tiempos y 246 cm3. Esta mecánica era una evolución de la que se había montado solo cuatro años antes en la Colleda TT, que tuvo el honor de ser la primera moto japonesa con un motor bicilíndrido de dos tiempos, y ya de aquellas erogaba 16 CV.

Para la Colleda 250 TA se revisaron sus geometrías internas, para alcanzar unas cotas de 52 x 58 mm de diámetro por carrera en lugar de los 54 mm cuadrados de la anterior TT. El nuevo motor erogaba unos muy dignos 18 caballos de potencia a 6.000 vueltas, con los que la moto podía alcanzar la friolera de 140 Km/h de velocidad punta.

Estéticamente, seguía los cánones de la época, con unos guardabarros que envolvían casi totalmente las ruedas, con medidas 3.00 x 17. Destacaba la adopción de un escudo frontal, muy al estilo de las scooters actuales y que protegía al piloto de las inclemencias del tiempo, al menos en sus piernas, ya que luego carecía de cúpula o carenado superior.

También contaba con un generoso asiento con espacio para dos personas o un carenado para la transmisión secundaria con el cual se aumentaba la vida de la cadena a la vez que bajaba la necesidad de engrase y se evitaban los siempre desagradables manchurrones de aceite por toda la zaga de la moto.

Esta moto tiene el honor de ser la primera de la historia que equipó un sistema de frenada combinada. El freno trasero era de tipo hidráulico, y cuando se apretaba el pedal, parte de la presión también iba al freno del tren delantero.

Ambos eran de tambor como era de esperar en aquella época.  El sistema en su día era toda una revolución, y en la actualidad aún lo montan algunos modelos, aunque hoy en día ha sido desplazado por el ABS de doble canal, aún más eficaz si cabe.

 

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.