Moto del dia: Aprilia Arrecife/Atlantic 500

Moto del dia: Aprilia Arrecife/Atlantic 500

La apuesta de la casa de Noale dentro del segmento de los maxiscooter vino de la mano de este equilibrado modelo


Tiempo de lectura: 4 min.

Para la temporada 2002 la marca italiana presentaba a nuestro protagonista de hoy, el Aprilia Arrecife 500, que como dato curioso solo recibió el nombre de Arrecife en nuestro mercado interno, ya que para el resto países se denominó como Aprilia Atlantic 500. El porqué de ello era simplemente que Derbi ya vendía en nuestro país un scooter de 50 cc con el nombre de Atlantis, por lo que los de Noale le dieron una nueva denominación a su scooter de gran cilindrada.

Con una imagen fresca y desenfadada, el nuevo maxiscooter de la marca italiana venía con la intención de incluir dentro del segmento un modelo práctico y versátil, sin caer en extremos como la deportividad intrínseca del T-MAX de Yamaha o el turístico Silver Wing de Honda, que directamente jugaba en otra liga. El italiano no buscaba entrar en confrontaciones ni comparaciones odiosas, así que usando su propia fórmula y llevando la practicidad por bandera, se lanzó al campo de batalla en el duro sector que florecía hacía apenas un lustro con la llegada del ya mencionado T-MAX.

Para ello los ingenieros de la marca italiana dispusieron del mismo propulsor de origen Piaggio que ya se montaba en el X9 500, es decir, el monocilíndrico de 460 cc, refrigeración líquida y distribución SOHC con cuatro válvulas. El resultado una potencia final de 39 CV a 7.250 RPM, más que suficiente para mover con soltura en cualquier situación al Arrecife 500 y sus 193 kilogramos declarados en vacío.

El Aprilia Arrecife venía con la intención de crear su propio espacio gracias a un propulsor muy equilibrado y un nivel de acabados muy bien resuelto

Aprilia Atlantic Arrecife 500 2

Las prestaciones, sin ser las mejores del segmento, cumplían holgadamente con las pretensiones del Arrecife 500. Con una velocidad punta de 157 km/h, necesitaba 8,6 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. Respecto a la autonomía, brillaba por su contención en el gasto, con un consumo medio de 5,7 litros a los 100 kilómetros, lo que unido a su depósito de 16 litros nos permitía recorrer distancias cercanas a los 300 km sin tener que pasar por el surtidor.

A nivel de ciclo este italiano se componía de un chasis de doble cuna fabricado en tubo de acero, unido a una horquilla convencional con barras de 40 mm y un doble amortiguador lateral trasero. Quizás en este aspecto los de Aprilia no se esmeraron en exceso, aunque todo tiene su porqué, y no era otro que el de intentar contener el precio final de su nuevo scooter.

Un doble disco de 260 mm con pinzas de doble pistón delante y un solo disco de 220 mm detrás conformaban la frenada, que además contaba con un sistema combinado de ayuda a esta (CBS), todo ello montado en un equipo de llantas y neumáticos en medidas 120/70 R15 y 140/60 R14 delante y detrás, respectivamente.

Aprilia Atlantic Arrecife 500 3

En cuanto al equipamiento, este de serie venia bastante nutrido haciéndolo en este apartado de los más completos del segmento. Entre otros elementos de los que disponía el Arrecife destacaban el hueco bajo el asiento de 47 litros de capacidad, caballete central, asas traseras pintadas en el mismo color de la carrocería o su gran equipo frontal de iluminación en forma de V en el que se integraban los intermitentes en su parte superior, buscando así una mejora aerodinámica y un mejor aspecto visual.

Con detalles como su completo cuadro de instrumentos o un baúl de gran capacidad bajo el asiento, el Arrecife mostraba una gran utilidad y practicidad sin dejar de lado un buen nivel de acabado

También debemos mencionar, y hablando de equipamiento y acabados, su completo cuadro de instrumentos en el que podíamos visualizar además de tacómetro y velocímetro, sendos indicadores de combustible y temperatura del refrigerante, todo ello completado por diferentes indicadores y un ordenador de a bordo donde entre otros nos mantenía informados de la autonomía disponible, temperatura exterior o velocidad media.

En el año 2010 se dio por finalizada la vida comercial de este equilibrado scooter por parte de la marca italiana. En la actualidad, y buscando en el mercado de ocasión, podemos encontrar bastantes unidades a precios muy interesantes, aún más si lo comparamos con los de sus contrincantes coetáneos. Una buena opción dentro del segmento de los maxiscooter, para todo aquel que busque economía y buen funcionamiento a un precio contenido.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Aprilia Arrecife 500 o Aprilia Atlantic 500 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.